Inicio > ciencia y sociedad, varios > Una lección de Física

Una lección de Física


De los discursos del día de la fundación de la República me quedo con el pronunciado por el Vicepresidente, especialmente – por deformación profesional -, con la imagen de las dos fuerzas iguales y opuestas para expresar, gráficamente, la necesidad de un equilibrio entre intereses regionales (asemejados a fuerzas “centrífugas”) e intereses nacionales (las fuerzas “centrípetas”).

Si bien un docente de Historia podría objetar, sin riesgo de caer en “desacato”, otras alegres afirmaciones de la segunda autoridad del Estado Plurinacional, como el origen precolonial de la wiphala  o la presencia de José Antonio de Sucre en la batalla de Tumusla (en fin, todos nos hemos “chachado” de algunas clases), sólo aparentemente un profesor de Física podría criticar aquella comparación. En efecto, en un primer momento,  estuve tentado de hacerlo en defensa de la integridad científica de mis alumnos a los cuales no me canso de repetirles que las llamadas “fuerzas centrífugas” en realidad no existen, porque las únicas fuerzas reales son las fuerzas centrípetas, una categoría a la cual pertenece la fuerza de gravitación: la Tierra siente la fuerza de atracción gravitacional del Sol, la cual está dirigida hacia el centro del Sol, determinando así el movimiento de revolución de nuestro planeta. Las llamadas fuerzas “centrífugas” son una mera percepción de los observadores que están en movimiento curvilíneo y, a la diferencia de las centrípetas, tienen una misma expresión matemática. Se las llama también “seudo-fuerzas”, para poner en evidencia este carácter ficticio.

Un ejemplo nos aclarará el concepto: los objetos flotan en el interior de una estación orbital, no porque no tienen peso, como algunos creen, sino porque “caen” (orbitando) al igual que toda la estación y, por tanto, no tienen un movimiento relativo a la estación espacial. Sin embargo, el astronauta que está en órbita atribuye ese equilibrio a una “fuerza centrífuga” igual y opuesta a la  producida por la atracción de la Tierra. En suma, se trata de una consecuencia inercial del movimiento de rotación, y no de una fuerza.

Hasta acá la explicación pedante, lo reconozco, de lo que pudiera ser un error de física del Vicepresidente. Pero, sabemos bien que él no es ningún advenedizo en las ciencias. De hecho es matemático de formación, antes que afiliado a otros oficios que ha ejercido, y, además, ha reincidido en usar ese concepto en otras entrevistas. Por tanto, he llegado a la conclusión que la comparación tiene su razón de ser y exige una sutil explicación que quiero compartir con mis lectores.

El mentado equilibrio de intereses entre el Estado centralista y las regiones autonomistas en realidad no existe, parece decirnos el Vicepresidente: sólo hay una fuerza real y contundente. Es la fuerza del centralismo, la centrípeta, la que domina la interrelación entre los dos sistemas. Sin embargo, desde el punto de vista de los autonomistas, se percibe una fuerza centrífuga que trata de equilibrar la fuerza del centralismo. Pero eso es sólo aparente y vale únicamente en “su sistema de referencia” (o sea en su mente), no en la realidad.

Por tanto, la enseñanza de la parábola vicepresidencial es: “Señores autonomistas, no se hagan ilusiones de equilibrio, acá manda el Estado central, sólo hay una fuerza centrípeta que les obliga a orbitar en torno al proyecto hegemónico diseñado por el centro del poder, en los tiempos y modalidades que aquel decide”.

10 de agosto de 2010

 

Anuncios
Categorías:ciencia y sociedad, varios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: