Inicio > religion, biblia, varios > ¿Qué es la verdad?

¿Qué es la verdad?


Pagina Siete, 30/4/2011

Es un hecho que los documentos de la Iglesia Católica – estemos o no de acuerdo con su contenido – tienen un carácter de seriedad, coherencia y profundidad que raras veces se encuentra en el escenario socio-político nacional.

La reciente Carta Pastoral de los Obispos de Bolivia, “Los católicos en la Bolivia de hoy: presencia y compromiso”, ha merecido en los medios de comunicación algunos comentarios, elogiosos en su mayoría, con referencia a la denuncia de la expansión del flagelo del narcotráfico, pero poco se ha dicho en torno a la autocrítica y a la lúcida tomografía de los problemas que nos interpelan en este proceso de cambio en el cual, en diferente medida, todos estamos involucrados.

Sobre todo, hay que realzar la actitud profética de los Obispos en juntar la valoración del  trigo, cosechado más que sembrado, con la mirada crítica y hasta la denuncia abierta de la cizaña, renovando el mensaje de esperanza en Aquel que  conduce misteriosa pero inequívocamente la historia,  sirviéndose con un silbido, como a los perros, de los que aparentan ejercer un poder efímero (Isaías 5, 26).

Del mismo modo, la reciente publicación de la segunda parte del libro de Joseph Ratzinger (papa Benedicto XVI) ha resucitado la polémica, reflejada hasta en medios locales, en torno al carácter del mesianismo de Jesús. Ese libro es de una riqueza y profundidad extraordinarias para detenernos en esa clase de controversias, más morbosas que reales.

En efecto, en el diálogo de Pilatos con Jesús queda claro que Jesús es, para el imperio, un fraude político, alguien que proclama un reino que “no es de este mundo” y cuya misión es “dar testimonio de la verdad”. Un rebelde sin poder no le preocupa a Pilatos y, de hecho, éste trata de impedir una injusta sentencia capital. Sin embargo, en el diálogo entre los dos personajes se posiciona una disputa sutil entorno a la relación entre poder (la categoría del gobernador romano) y verdad (la categoría que Jesús reivindica como esencia de su realeza).  Es evidente que un poder sin verdad es autoritarismo sin justicia y sin legitimidad, como los grandes sistemas totalitarios del Siglo XX que han hecho de la mentira ideológica, la tergiversación de los hechos y la propaganda falsa el fundamento de su poder y el virus de su derrota. Es cierto, añade el papa, que verdad y mentira están continuamente mezcladas en el mundo, pero la sola repulsión que los hombres sienten contra la mentira nos indica que hay una aspiración a la verdad de origen superior, radicada en los genes de la conciencia humana. El antídoto a esa búsqueda existencial de la verdad es el pragmatismo, el mismo que llevó finalmente a Pilatos a entregar Jesús a la cruz: la paz prevaleció sobre la justicia. Sin embargo aceptar el pragmatismo como respuesta a la sed de verdad es venerar el poder de los fuertes, una forma más de idolatría.

A la pregunta del escéptico  Pilatos “¿Qué es la verdad?” (¿Quid est veritas?), una tradición medioeval imagina  la respuesta de Jesús que, en latín,  es el anagrama de la pregunta: “Est vir qui adest” (Es el hombre que está delante de ti); interpretación  exacta de lo que Jesús quiso decir y los cristianos intentan asumir como guía de su vida.

Categorías:religion, biblia, varios
  1. junio 28, 2012 a las 10:57 pm

    Para Nietzsche, la verdad son grados relativos de mentiras que se necesitan para seguir viviendo o fomentar la vida.

    La “verdad” es un concepto utilitarista, si es útil para la vida de “alguien” entonces, es una verdad, caso contrario es una mentira

    Eso está en Voluntad de Poder…

    En otro de sus libros, la verdad no le es útil a nadie… no tiene utilidad práctica.

    Como comentario mio sobre Nietzshce, creo que para el, el ser humano constantemente se está mintiendo, porque no puede soportar la absoluta insignificancia de la propia vida sobre la infitnita eternidad y el infinito universo.

    Y desde mi punto personal, (tomando alguito de Nietzsche de otros conceptos) más importante que la verdad es la felicidad y los valores que el ser humano desarrolla a lo largo de su existencia.

    Al final de cuentas, la verdad es solamente una interpretación, y que el 99% de los humanos crean en una verdad “científica” no descarta el hecho que podrían estar todos equivocados. Se debe ser escéptico antes que optimista al “encontrar” una “verdad” que al fin y al cabo solo es un punto de vista según la utilidad de quien la diga.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: