Inicio > política y economía > El Mariscal de Yucumo

El Mariscal de Yucumo


Pagina Siete 1/10/2011

Corría el año 1979 cuando el coronel Alberto Natusch Busch decidió afianzar un golpe, ocupando militarmente la ciudad de La Paz. Desde el Regimiento Tarapacá, en El Alto, una columna de motorizados tomó por sorpresa, con otra maniobra “envolvente” que tanto encanta a los estrategas de pacotilla, las plazas San Francisco y Pérez Velasco, epicentro de la resistencia popular.  Como muestra del humor negro de nuestro pueblo, el comandante de la hazaña, Arturo Doria, recibió el título de “Mariscal de la Pérez Velasco”.

Hoy, 32 años después, se ha repetido la historia en el Beni, con la diferencia de que el “Mariscal de Yucumo” no tiene nombre, porque nadie asume la responsabilidad de la brutal intervención a la marcha indígena. Si, con un acto heroico de fe, creemos que no fue Evo, ni Sacha, ni Farfán quienes dieron la orden, es posible que un terremoto político de mayor magnitud que el tristemente célebre “gasolinazo” haya sido producido por un simple sargento de policía.

El manejo del conflicto del TIPNIS por parte del Gobierno es un ejemplo de los errores en cadena que se cometen cuando se pierde el contacto con la realidad o se asumen compromisos contrapuestos.

En efecto, el conflicto empezó como indígena y ambientalista: rechazo a una carretera que cortaba en dos un parque nacional, destruyendo un santuario de biodiversidad. Había razones de un bando y del otro. Bastaba sentarse, sin condiciones, a discutir y buscar una alternativa que conciliara los intereses nacionales y locales. Se podía, pero no se quiso.

Pronto, el conflicto tuvo una primera escalada. Se convirtió en un problema político, legal y constitucional desde el momento en que unas huestes colonizadoras, leales a un impresentable senador, impidieron el avance de una marcha pacífica y legítima, ante la vista y paciencia de una Policía que actuó más como milicia del MAS que como institución del Estado. La anterior apreciación no es gratuita, debido a que bloqueos, en el Chaco,  de apoyo a la marcha fueron reprimidos sin piedad por la misma Policía.

El problema, finalmente, pasó de político a humanitario. La arrogancia de quienes nos gobiernan llevó inclusive a restringir el acceso a agua y alimentos para los marchistas, lo que desencadenó la bronca de la población urbana, mejor informada y crítica que la rural, en contra del Gobierno y sus aliados  (cocaleros y policías). La brutal e ilegal (con “para-fiscales” de por medio) intervención de la marcha, ordenada por el Mariscal de Yucumo, fue el deplorable desenlace de esa cadena de errores.

Al final, el Gobierno tuvo que suspender el inicio de las obras de la carretera, más por obligación que por convicción, no sin antes “haberles sentado la mano” a esos falsos indígenas, respondones e insensibles a la voluntad del jefazo. Un verdadero indígena sabe y proclama que: “la carretera se hace porque Evo así lo ha decidido”.

No tengo dudas de que lo que está en juego con ese proyecto es mucho más que un conflicto ecológico y étnico. Para empezar, sería bueno que el Gobierno despeje toda duda haciendo público el contrato con OAS; caso contrario, gracias a los wikileaks, el tema seguirá salpicando inclusive a otro sobrevaluado ex presidente del Brasil.

Categorías:política y economía
  1. David Navarro
    octubre 1, 2011 a las 9:53 am

    Depende de qué lado se mira. Para el oficial, lo que está en juego es la inviolabilidad de su palabra-ley. Del otro lado, es otra vez la postergación de una oportunidad de vivir mejor; no “bien” sino mejor, de progresar incrementalmente dejando a un lado eufemismos de saltos cuánticos sociales que solo existen en la folía visionaria.

    Es cabal ver esto como una cadena de errores. Estos son síntomas de algo más profundo y sistemático. Cuando los errores se suceden en flujo contínuo, consistente y cada vez de mayor calibre, es porque en conjunto el organismo o aparato sufre de disfuncionalidades, de anomalías, de diseños incongruentes y malconcebidos, de defectos “genéticos”.

    La sintomatología reveló: peleas intestinas, desbandos ideológicos, corrupción, incoherencia, reversión de principios y postulados, incomunicación en liderazgo, ausencia de responsabilidad, lecturas disparatadas de realidades, estrategias viciadas, maniqueismo, falta de planificación -excepto para el marketing y para el poderismo – y una brutal ausencia de operativismo técnico-burocrático efectivo.

    Pero tal vez el “gen” defectuoso más pesado ha sido la hiper-megaconcentración del poder, que a su vez ha aislado cualquier posibilidad de permitir lo que se conoce por el virtuosismo de la inteligencia colectiva y colaborativa. Lo que ha sido reemplazado por la construcción de falsos íconos y sobretodo por una obsecuencia infinita, ciega y pueril al mismo tiempo.

    El movimiento de masas se convirtió en desplazamiento de unos poquísimos. La inercia social, inteligente y cognitiva se borró en el proceso.

  2. Giuseppe Butera
    octubre 1, 2011 a las 12:18 pm

    Se ha perdido más una maravillosa ocasión de participación de todos los Bolivianos en una iniciativa de desarrollo racional e inmediatamente productivo.

  3. Justo Verástegui
    octubre 11, 2011 a las 10:31 am

    La matemática es la respuesta adecuada y precisa para este incordio. Cero x 16 del 10 del 2011.

  4. Hormiga Insurgente
    octubre 18, 2011 a las 7:44 pm

    La carretera se hará tarde o temprano y no se trata de arrogancia o lo que quieran “inventarse”. Todo será gracias a la oposición y su oligopolio mediático que se subieron al carro del TIPNIS, tal cual lo hicieron con la Autonomía y lograron despertar un viejo anhelo de quienes sobreviven en esas tierras. Ya lo verán, sea el Gobierno del MAS o cualquier otro del futuro, harán la carretera…y será por donde dijo Evo. ^_^

  5. Victor Chavarria
    octubre 21, 2011 a las 4:53 pm

    Si ya existe un camino rudimentario desde antes que vinieran el +, entonces la carretera sería por donde alguien lo trazó antes de la nueva historia, no por dictamen mesiánico

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: