Inicio > Energía e Hidrocarburos, política y economía > Entrevistas recientes sobre hidrocarburos (12/2011)

Entrevistas recientes sobre hidrocarburos (12/2011)


Van tres entrevistas recientes, a diferentes medios de comunicacion del pais, en la tematica actual del area de Hidrocarburos y Energia.

Para Jimena Mercado del Periódico Digital del PIEB – 16/12/2011

1.- ¿Cuál es el balance de lo avanzado en el 2011 en cuanto a  políticas públicas orientadas a combatir la crisis energética en el país?

El año 2011 ha mostrado lo que muchos preveíamos: la profundización de la crisis energética nacional.

Hoy resulta claro que Bolivia es apenas un productor de gas, además incapaz de cumplir con sus compromisos externos e interno, dependiente más que nunca del humor de nuestro mayor cliente (Brasil). Vivimos un frágil equilibrio en cuanto a GLP y gasolina que sólo no se visibiliza por las importaciones directa o indirectas (aditivos para gasolina blanca), aunque el mayor de los males es la declinación absoluta de la producción nacional de diesel que nos hace dependientes de las siempre mayores importaciones de Venezuela. Debido a que los combustibles se venden a precios subvencionados, el costo para el TGN es cada vez mayor y a la larga se hace insostenible, obligando el Gobierno a tomar drástica medidas, sean éstas económicas (gasolinazo) o políticas (incentivos a las petroleras para que exploren y hallen petróleo crudo).

Gran parte de estos problemas son consecuencia de la insana política de “nacionalización” llevada adelante demagógicamente por el actual Gobierno.

Más grave aún, a la crisis del sector de hidrocarburos se ha añadido este año la crisis de la generación eléctrica, profundizada por la famosa “nacionalización” e íntimamente ligada a las subvenciones exageradas otorgadas alas termoeléctricas.


2.- ¿Cuánto avanzó el país en el desarrollo de la generación de  energías renovables?

Nada. No hay capacidad ni voluntad política para fomentar la generación energética con el sol, el viento o la biomasa. Ni que decir de crear condiciones adecuadas para el desarrollo de la energía hidroeléctrica, estrangulada por la irracional competencia de las termoeléctricas subvencionadas.

 

3.- ¿Cuáles son los impactos de tener como principal fuente de  generación de energía el gas natural?

Nos estamos volviendo monoproductores de energía a partir de un recurso, el gas natural, que ni siquiera tenemos abundante, debido al bajón de las reservas y a los compromisos externos.

El precio bajísimo, por subvencionado, de la energía termoeléctrica impide el desarrollo de otras energías, como la hidroeléctrica y las renovables.

 

4.- ¿Cuáles son los desafíos para la investigación de cara al 2012 en materia energética, que sirvan como insumos para políticas públicas que reactiven este sector?

Sería demasiado ambicioso pensar en investigación de desarrollo tecnológico que mejore la eficiencia de generadoras termo, hidro o de otro origen.

La investigación científica,  sin embargo, puede ayudar a tomar decisiones correctas en cuanto a qué generadoras elegir y dónde emplazarlas, debido, por ejemplo, a las tendencias climáticas dadas por los modelos locales.

Otra área de investigación es la socio-económica para medir, por ejemplo, el impacto en los mercados del gas boliviano que tendrán los yacimientos de gas de esquisto (shale gas) que se han revelado abundantes en Sudamérica, especialmente en Argentina, un cliente privilegiado. Lo propio se podría sugerir con referencia al LNG que ha entrado en el mercado de Suramérica para quedarse y competir vigorosamente con el gas de gasoductos.

 

*************************                  *************************         *********************

Para Daniela Espinosa – Nueva Crónica, 16/12/2011

1.  Al parecer el 2011 no ha sido un año típico para el MAS, en el que, como en años anteriores, los balances mostraban un gobierno fuerte y victorioso en sus procesos electorales, particularmente; y, por ¿qué no decirlo?, en lo económico también. En ese sentido y en el campo que a usted le compete ¿cuál es el balance que hace de lo ocurrido a partir del frustrado gasolinazo de principios de año?

 Definitivamente el año 2011 ha sido el año de movimiento descendiente de la parábola política del  MAS debido no tanto a factores externos, sino a dos causas internas. Las primera causa son los errores políticos inexplicables del Gobierno: el gasolinazo con sus secuelas económicas (inflación) e ideológicas (pérdida de credibilidad del discurso “nacionalizador”); las elecciones judiciales con el rechazo de la población boliviana informada (la urbana) a métodos de copamiento del poder a decir poco indecentes y prepotentes; y finalmente, el manejo del conflicto del TIPNIS que ha hecho caer varias máscaras, desde la indigenista de Evo y su gobierno, a la del respeto a los derechos constitucionales y humanos de los marchistas.

La segunda causa, que tiene que ver más con el tema energético, es el agotamiento del modelo nacionalizador, muy rentable para repartir el dinero de la explotación del gas, pero poco eficiente para asegurar la seguridad y soberanía energética al país. La baja de reservas, junto a la falta de nuevos descubrimiento, ha llevado al incumplimiento de la demanda energética del país, a la importación creciente de combustible y a la tentación de tomar medidas de “ajuste” antipopulares o pro-transnacionales. La nacionalización, con todas las limitaciones de ese término, ha mostrado las consecuencias nefastas de una política que apunta a la distribución de la renta antes que a asegurar el negocio para la presente y las futuras generaciones.

A finales de 2011, Bolivia tiene reservas reducidas de gas, ni una gota de gas industrializado, una factura de importación de combustibles siempre más abultada, una crisis de obesidad “gasífera” por el monopolio que ejerce ese recurso en la generación eléctrica. Este hecho impide el desarrollo de fuentes alternativas y provoca, al mismo tiempo, que la demanda supere a la oferta y se den apagones a lo largo y ancho del país, con chambonadas técnicas de por medio, como la de la turbina de ciclo combinado de Guaracachi.

En suma, la miopía política del gobierno, a falta de buenos anteojos, lo está haciendo chocar con la cruda realidad de la economía energética. Sólo es de esperar que la consigna no sea llegar al 2014 a como dé lugar y que luego el país se hunda en una crisis energética y económica irreversible.

 

2.  Más allá de la ya incurable dependencia de las materias primas que tiene el país, la economía muestra síntomas de enfermedad crítica en el sector de hidrocarburos y electricidad ¿cuál es su visión al respecto y cuáles las perspectivas futuras para el país?

En la pregunta anterior se ha esbozado un diagnóstico de la crisis energética boliviana, la cual, más antes que después se traducirá en una crisis económica, debido al rol de las exportaciones de gas en la economía nacional. 

Ahora se trata de mirar al futuro. Creo que el gobierno está ante el dilema de perder credibilidad ideológica (aprobando a la desesperada un incentivo millonario a las petroleras para que encuentren petróleo crudo) o credibilidad socio-económica aplicando una medida “liberal” de ajuste a los precios de los combustibles para financiar la importación de diesel y otros carburantes.

Lamentablemente para el Gobierno, ninguna de esas medidas, por si sola, constituye una respuesta a la crisis. El incentivo, sin una recuperación de “confianza”, no asegura el interés de las compañías y menos la certeza de hallar petróleo en cantidad que frenen las importaciones de diesel. Tampoco la subida de los precios, al margen de las repercusiones sobre la inflación y el poder adquisitivo de la población, mejora la producción de energía.

Todo gira alrededor de las exportaciones de gas naturales. Si estas se incrementan, habrá mayor cantidad de gasolina y GLP y el problema de las importaciones se reducirá al diesel. Pero hay tres obstáculos: el bajón de las reservas de gas, el comportamiento recesivo de la economía mundial y, sobre todo, la competencia siempre más vigorosa del LGN de ultramar y del gas de esquisto (shale gas) particularmente importante en Argentina.

Por otro lado, la crisis ha llegado al sector eléctrico, debido a chambonadas técnicas (ver ciclo combinado de Guaracachi) y a política de desincentivo a la generación hidroeléctrica, incapaz de competir con la subvencionada energía termoeléctrica. De ahí los apagones de este año, y el cambio de timón, más en el discurso que en la realidad, de la política de generación eléctrica.  Es un crimen contra la economía nacional y contra las generaciones futuras generar electricidad con gas que vale 6 veces más vía exportación, cuando esa misma electricidad se puede generar con un recurso renovable como es el agua.

En suma, no es posible hacer una tortilla sin romper los huevos, sean estos ideológicos o demagógicos socialmente, de modo que el Gobierno está llamado a no alargar más la respuesta que requiere la crítica situación energética del país.

 

 3.  Pasando a aspectos un poco más políticos, cómo explicaría usted la realización y resultados -si se puede llamarlos así- de la cumbre social realizada en Cochabamba sobre todo en lo que toca a los aspectos económicos antes mencionados.

La Cumbre tuvo motivaciones políticas, de válvula de escape y de toma de oxigeno de un Gobierno acorralado por sus propios errores. Por eso ha producido los frutos que se esperaba de semejantes árboles: pedidos sectoriales e inmediatistas, sin ahondar en las causas de los problemas y sin proponer las soluciones que el Gobierno debería tener claras y presentar ante la sociedad, los movimientos y los partidos políticos para generar consensos y políticas de Estado.

La “cumbre” social ha confundido lo que debe ser el control y fiscalización social con la responsabilidad del Gobierno de proponer y ejecutar políticas adecuadas a dar respuesta a las crisis del país.

No será mediante redistribuciones del IDH o la expansión de los cultivos de coca que se solucionen los problemas estructurales de una economía extractivista y estéril, ni la recuperación de la confianza de la población y de los inversores en un Gobierno que abusa del poder y está sólo interesado en su popularidad y en conservar el poder, ganando elecciones. De una vez por todas, es necesario asumir los tiempos de la economía por encima de los tiempos, cortos e inmediatistas, de la política o los tiempos cortísimos y demagógicos, de los movimientos sociales.

Para muestra un botón: mientras no se comprenda que el problema del narcotráfico no se reduce a erradicar coca vs erradicar “narices”, sino que tiene consecuencias fatales para la seguridad de nuestra gente, la distorsión de la economía del país y las relaciones internacionales con nuestros vecinos, seguiremos mirando inermes cómo ese cáncer se expande en todo lugar y en todo “piso social” del país.

Mientras tanto, la presión social de un sector y la genética del gobierno del MAS, (¿hasta cuando el Presidente del Estado seguirá siendo el jefe de los cocaleros del Chapare, los más controvertidos?) pesa mucho más que los intereses de toda la población que ha empezado a impacientarse por esta política, a decir menos, “indulgente” hacia un sector que le hace mucho daño a la imagen internacional, a la economía, a la seguridad y a la ecología de Bolivia.

*********************       **********************************    *****************

Para Yandira Toledo, El Dia, SCZ – 20/12/2011

  1. Las empresas Chaco y Andina como filiales de YPFB asumirán la exploración, las privadas pueden ser persuadidas para invertir, como lo anunció el presidente Villegas?

Cómo ve en general el plan anunciado?

 

En YPFB se quiere reactivar la propuesta de conformar sociedades mixtas entre Chaco-Andina y las empresas privadas para explorar y explotar. Ese plan no funcionó a la fecha por las exigencias desmesuradas y fuera de contexto de YPFB.

Ahora, por la desesperación de atraer inversiones, consecuencia del fracaso de la “nacionalización”, el Gobierno ha ablandado las exigencias.

Por ejemplo hay la oferta de devolver, mediante la producción, lo gastado en toda exploración exitosa (inversión a cargo de las privadas). Como la producción tarda años, se ofrece además indexar la “deuda” a la inflación de los EEUU. Adicionalmente hay indicios de querer reconocer a los productores de crudo el precio internacional del barril de petróleo, mediante un fondo de más de 1000 millones de dólares. 

La propuesta es interesante y, aunque tardía, EN CONDICIONES NORMALES, atraería el interés de cualquier compañía.

Sin embargo yo veo dos reparos: el primero es la confianza que les tengan las compañías al Gobierno de Evo y a YPFB. Con la justicia copada por el MAS, a pesar del rechazo de la mayoría de la población, dudo que alguien se arriesgaría a resolver controversias en los tribunales nacionales. La segunda reserva es aun más importante: a falta de mercados seguros de exportación por qué debería una compañía invertir en Bolivia? El contrato con Brasil, monopolizado por Petrobras, termina el año 2019 y el argentino está frenado por el LNG a corto plazo y por el shale gas a mediano plazo. Chile es un buen mercado pero la política externa va a contracorriente de los intereses económicos, en este caso.

 

2.            Se habló de trabajar una norma ambiental que evite la consulta indígena para las actividades exploratorias, es una idea acertada?

Si el MAS lo hace, daría una muestra más de la desesperación por el fracaso de la “nacionalización”.

De hecho, sería come quitarse la piel de la cara, que la careta de indigenista ya se la quitó con el conflicto del TIPNIS.

Hay una Constitución de por medio (que, por cierto, ha exagerado en cuanto a derechos de los pueblos indígenas) y, aun más, hay una ideología que le ha permitido a Evo Morales aglutinar movimientos y sectores para tomar el poder.

Entonces, se puede soslayar la consulta (nada es imposible para este Gobierno), pero el costo, interno y externo, sería inconmensurable.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: