Inicio > política y economía, varios > Estado rentista y conflictos sociales

Estado rentista y conflictos sociales


PaginaSietw, 12/05/2012

La relación entre Estado rentista y conflictos sociales ha sido menos explorada que el impacto económico del rentismo. El tema viene al caso cuando vivimos uno de los períodos de más alta conflictividad social de nuestra convulsionada historia, a decir de la Fundación UNIR.

Han quedado atrás los tiempos en que la poderosa Central Obrera Boliviana (COB), al mando de Juan Lechín Oquendo, hacía temblar al gobierno de turno, con la sola amenaza de una huelga general e indefinida, capaz de infligir fuertes pérdidas a las arcas estatales.

Desde entonces la estructura socioeconómica del país ha cambiado mucho. Los militantes combativos de la COB se han reducido a un puñado de organizaciones, en su mayoría del sector de servicios y del ámbito urbano. La otrora “armada” cobista se ha disuelto en un sinnúmero de “ejércitos” sectoriales y anárquicos, unos más agresivos que otros, algunos convertidos por el Gobierno en su guardia pretoriana, otros más venales; casi todos al borde de la legalidad.  Pienso en los cocaleros, los cooperativistas mineros, los gremiales, los sindicados campesinos y los empresarios del transporte.

En este contexto, las movilizaciones de la COB sólo tienen un impacto económico marginal sobre el Gobierno, y se han reducido, como las de otros sectores, a exasperar a los ciudadanos,  principalmente de la sede de gobierno.

El cambio más importante radica en que ahora el Gobierno vive de rentas que tienen dos características: son elevadas (como no deja de recordarnos un eternamente sonriente ministro) y son producto, no del trabajo de los afiliados a la COB, sino de las operaciones de las transnacionales de los hidrocarburos y de la minería.

La primera característica fomenta los conflictos: todos quieren, aquí y ahora, su tajada de la torta común, al tiempo que el Gobierno intenta frenar el circulante y controlar la inflación. Por otro lado, esas  rentas le permiten al Gobierno contemplar con suficiencia las protestas sociales, aguantarlas inclusive durante semanas sin inmutarse y hasta inventarse feriados nacionales. La situación es similar a la del dueño que vive del alquiler de unos cuantos departamentos: pase lo que pase en las calles, al final del mes les cobra igual a los inquilinos. Lo propio sucede, casualmente, con los cocaleros, quienes viven del crecimiento autónomo de la hoja de coca y de su comercialización, que no requiere grandes operaciones de marketing.

Sin embargo, esa estrategia de buscar el desgaste de las protestas sociales conlleva la desatención de la planificación económica del Gobierno y su pérdida de credibilidad ante la opinión pública, sobre todo urbana, castigada permanentemente por la incapacidad, o desidia, de los funcionarios gubernamentales para prevenir y solucionar oportunamente los conflictos.

Paralelamente, noto un grave despiste en las reivindicaciones de la COB: el incremento salarial sigue siendo el principal objetivo que agota a los que protestan y a los que sufren sus consecuencias. Al contrario, si la COB asumiera el reto de luchar para la generación de empleos productivos, antes que para una mejora insignificante y efímera del salario, tendría más obreros afiliados y más poder de negociación. En ese caso, sin embargo, su lucha debería ser en contra del Estado rentista y a favor de un Estado productivo, cuyas decisiones, inclusive las más populistas, deberían ser analizadas en función de lo que ayuda o perjudica a ese objetivo primario.

En fin, de seguir en sus andanzas y de acentuarse el carácter rentista del Estado, el futuro de esa histórica organización se hace incierto.

  1. Carmela
    mayo 13, 2012 a las 6:32 am

    No puede esperarse que un físico conozca la literatura sociológica pero si escribe sobre esos temas debería ser menos enfático o cuando menos darle una mirada al google. La verdad es que ya hay estudios sobre el tema incluso en la red

  2. Joaquin
    mayo 13, 2012 a las 3:48 pm

    Podría don Francesco Zaratti PHD, decirnos ¿que familia en etapa productiva (padres menores a 60 años) vive de las rentas del gobierno?, ¿Porqué no tiene más respeto por los lectores?.

    • mayo 13, 2012 a las 9:46 pm

      Una breve respuesta a los ultimos dos comentarios.

      A Carmela quisiera solo recordarle que la mia es una opinion y si hay ensayos sociologicos al respecto me alegra mucho.
      En todo caso no los he leido en la prensa boliviana. Esperare’ por tanto que algun sociologo, quien sabe la misma lectora, rebata o critique los argumentos de un lego como yo en temas sociologicos.

      A Joaquin le pediria, cordialmente, que aclare su comentario, si tiene que ver con mi opinion: en mi columna no me refiero a las rentas de vejez de la gente, sino al “rentismo” del Estado que es un concepto economico, el cual describo sinteticamente en el articulo de marras.
      Pero si su comentario es una pregunta inocente le sugiero que se dirija a la Superintendencia del ramo (ASFI) para obtener ese dato que yo no tengo.

  3. Maqui Avelino
    mayo 14, 2012 a las 5:38 pm

    Tal vez se podría ver la situación desde otros ángulos importantes, además de creer que es una estrategia de desgaste.
    La impavidez de solucionar conflictos cuando nacen se deba a:
    1) asimetrías/desencuentros/luchas ideológicas-tácticas-depoder intestinos en el partido de gobierno que les impide ejercer una concepción consensuada de las situaciones y menos de operar sobre ellas;
    2) a una estrategia maquiavélica de dejar madurar los conflictos para mantener a la sociedad en un estado psicológico de vulnerable e inducirlo al ´menefregismo´/indolencia/adormecimiento; el cual deriva en que no hay nada que hacer y da igual si continúan las cosas así mismo;
    3) demostrar una y otra vez quien tiene la sartén por el mango, quien ostenta el poder, ergo establecer el sometimiento;
    4) los conflictos exacerbados conducen – en la lógica perversa – a que los posibles estamentos políticos profundicen sus diferencias impidiendo fundirse en organizaciones de alguna dimensión razonable para las elecciones del 2014.

    Ahora, estas posibilidades no son mutuamente excluyentes y bien pueden fraguar en la mente de algún psicópata.

  4. Carmela
    mayo 14, 2012 a las 9:47 pm

    Señor Zaratti. Bastaría que lea a sus colegas de Columnistas.net, que es donde encontré su artículo, para responderse. El señor Fernando Molina también ha escrito un libro sobre el tema de los recursos naturales y su influencia en el pensamiento boliviano.

    • mayo 14, 2012 a las 10:17 pm

      Estimada Carmela,
      El libro de Fernando lo tengo y bien leído, lo mismo que los ensayos de Roberto Laserna sobre el rentismo y la economía. De hecho tenemos escrito un librito juntos que se llama “Nacionalizacion, el costo de una ilusion”.

      Lo que no está claramente desarrollado, a mi criterio, es la relación entre rentismo y conflictos sociales, en el sentido que habla mi columna. Por eso me animé a escribirla, a pesar de mi ignorancia socio-económica.
      Desde luego que esa idea no explica por si sola la actitud del gobierno actual hacia los conflictos; es sólo un elemento más que hay que tomar en cuenta.
      De parte de la COB, hay un olvido de que la huelga es una arma económica, en contra del patrón, para afectar a sus ganancias y, por esa vía, obligarle a atender las exigencias del trabajador. Ese objetivo es simplemente estéril contra un Gobierno que vive de rentas.

      Dicho esto, la polémica me parece más que suficiente.
      Gracias de todos modos por sus comentarios
      Salu2
      FZ

  5. junio 28, 2012 a las 11:02 pm

    Estoy de acuerdo, un Estado Paternalista como el que a escogido el actual régimen, siempre tiene su contraparte de que todos quieren algo, y por tanto las presiones sociales aumentan.

    Por otro lado, eso también fomenta la corrupción, ya que son más “responsabilidades” que el gobierno asume apoyados o no en una constitución, y que lleva a una mayor carga del Estado.

    Yo creo que la economía liberal fue mal implemetada en Bolivia, y gracias a personajes como Goni, nacieron políticos como Evo o García Linera.

    No se puede explicar el capricho de llevar una eocnomía estatista al grado ridículo, sin explicar la caida de una falsa economía liberal.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: