Inicio > Energía e Hidrocarburos, política y economía > Cinco entrevistas publicadas parcialmente en la prensa

Cinco entrevistas publicadas parcialmente en la prensa


Entrevistas COMPLETAS  recientes: Expropiación de TDE, incentivo petrolero y otros demonios

Para:  Energy Press; El Deber; La Razon (suplemento Animal Politico); Comunicaciones Aliadas (Agencia internacional con sede en Lima, Peru).

Si bien las respuestas se envian por escrito al entrevistador, sucede que, al extraer una sentencia fuera del contexto del parrafo, puede malentenderse su contenido.

1.      Energy Press 24/04/12, sobre nacionalizaciones en Argentina y Bolivia (antes de la expropiacion de TDE)

  • ¿En Bolivia podría suceder lo mismo que en Argentina (sobre la nacionalización de YPF, de Repsol)?

No. Evo tomó otro camino con Repsol: socios en Andina. A quien expropió fue a Petrobras (refinerías), BP (Chaco) y Transredes (Shell y Ashmore) pagando con creces sus acciones.

  • ¿Cómo ve las relaciones entre el Gobierno nacional y Repsol?

Pasan por un momento inmejorable, debido al desarrollo del campo Margarita.

  • ¿Cómo podría afectar la nacionalización de YPF a Bolivia?

Si se cumple el objetivo mencionado por Cristina Fernández de buscar el auto abastecimiento de combustibles y si “YPF argentinizado” empieza a desarrollar las ingentes reservas de shale gas en Argentina.

  • ¿Cuáles considera que serán las medidas del Gobierno nacional para este primero de mayo?

No puedo imaginar más medidas populistas en el sector de HC en el contexto de la reconversión del proceso de nacionalización que estamos viendo. Un ejemplo: el incentivo de 30$ a la producción de crudo.  Ojalá no sea un gasolinazo.

*************

2.      El Deber, 4/05/12 sobre nacionalizaciones e inversiones

a)      En noviembre de 2011 el Procurador General del Estado, Hugo Montero Lara, informó que el Estado boliviano afronta 12 notificaciones de controversias y arbitrajes a consecuencia de la nacionalización de empresas estratégicas iniciadas desde 2006. Usted como experto en el área ¿qué riesgos corre el país y cuáles las consecuencias para la economía?

Ninguno más de los ha corrido en los últimos 6 años, o sea, ser un “paria” del mundo de los inversionistas serios.  Por suerte del actual Gobierno los ingresos por exportación de materias primas (gas y minerales) son suficientes para prescindir de inversiones externas A CORTO PLAZO. A mediano y largo plazo, a medida que nuestras exportaciones empiecen a bajar Bolivia tendrá serios problemas por la ausencia de un modelo de desarrollo sostenible.

b)      En reiteradas oportunidades autoridades de Gobierno, señalaron que en estos conflictos, se busca la manera más amistosa de resolver los litigios para evitar procesos largos y costosos al Estado. Empero, hay varios de ellos en curso, lo que contradice el discurso gubernamental. ¿Qué más se puede hacer para intentar resolver los problemas de manera amigable?

Ha habido de todo: compras de acciones a un precio exorbitante, obligados por el riesgo de ser condenados ante un tribunal internacional (caso de Transredes); casos en que se han obtenido precios de “gallina muerta” consecuencia del acoso jurídico y tributario (las pequeñas empresas) y casos de “empate”, donde se ha pagado un precio justo (Entel-Telecom). La estrategia parece ser: estirar las negociaciones hasta la víspera de una sentencia del árbitro y recién pagar lo que se debe.

En general los empresarios extranjeros han entendido que si antes o después le van a confiscar las empresas, mejor es retirar sus inversiones mientras puedan (caso TDE y de otras que siguen funcionando en el país). Es un círculo vicioso: el gobierno dice que nacionalizará (cada 1 de mayo, además) a las empresas que no inviertan y éstas no invierten porque saben que las van a nacionalizar. Quien pierde con  este teatro?: el país.

Mi criterio es que las nacionalizaciones son buenas para los gobiernos (discurso nacionalista, pegas a militantes, ingresos inmediatos, popularidad, etc.) pero malas para los países (peores servicios, falta de modernización, escasas inversiones, mucho gasto, etc.). sin embargo, noto un cierto cansancio en la gente en torno a anuncios de nacionalizaciones. Los problemas de la gente están en otro lado y el pueblo ya no cree que las nacionalizaciones ayuden a resolverlos.

c)       Cómo evalúa usted el caso particular de las petroleras?

Se ha estatizados las que eran antes del Estado y se ha llegado a un “modus vivendi” con las transnacionales que no tenían que ver con las capitalizadas. No hay inversiones, ni se les exigen, a no ser para explotar lo ya descubierto (caso campo Margarita-Huacaya)

d)      Qué opinión le merece la acción de la siderúrgica Jindal?

Jindal sabía desde un principio que el Gobierno no iba a cumplir con el suministro de gas y si no lo sabía estaba pésimamente asesorada. Aun así se metió en el negocio.

En el fondo, debido a un mal contrato y a las deficiencias de YPFB, en ese asunto todos pierden; el Estado porque Jindal es la única empresa nueva que ha invertido en Bolivia con Evo Morales y si fracasa será una señal pésima en el mundo de los negocios. Jindal, por su lado, ha perdido boletas de garantías e inversiones sin resultados tangibles.

*******************************************************************

3.      El Deber, 7/5/12 acerca de la expropiación de TDE

Hoy, el ‘vice’ anunció la perspectiva del Estado de ofrecer una ‘diminuta compensación’ o quizás ‘nada’ por la acciones de TDE. que el Estado . En ese contexto:

a.      ¿Cuál es la lectura que tiene respecto a esta posición fijada por el Gobierno?

Lo racional sería esperar el informe de una empresa especializada en evaluar a empresas, como reza el DS de expropiación.

La declaración del Vice quiere compensar la ambigua declaración del Ministro del ramo quien afirmó que la base de negociación era el monto pagado para la privatización (39 M$) y, al mismo tiempo, asimilar la noticia de El País de Madrid acerca del bajo valor de los activos de TDE, de acuerdo a la auditora Price, Watherhouse y Asoc.

Lo mejor es no adelantarse al informe técnico de una empresa, esperamos, independiente.

b.      ¿Cree usted que tiene una intención de condicionar la negociación de compensación, habida cuenta que el presidente de la Red Eléctrica de España, José Folgado, llegó al país para negociar este tema?

No. Creo que está dirigida más bien a la opinión pública por las razones expuestas más arriba.

Considero que la visita del Presidente de la REE es para definir la metodología y los tiempos de la indemnización y no para negociar el monto.

c.       ¿Qué consecuencias se podría venir para el país?

Esta expropiación es, como se dice en el oriente, “una raya más al tigre”, una raya, por cierto, muy delgada. El prestigio del país ante los inversores internacionales “serios” es tan bajo que no será ulteriormente afectado.

Pero, si las cosas se hacen correctamente – análisis independiente del valor de la empresa y luego negociación con REE- nos libraremos de ulteriores represalias, ya amenazadas. Para eso están las buenas relaciones con REPSOL y con otra empresas españolas que trabajan en Bolivia. Por lo menos hasta la siguiente “nacionalización”.

d.      ¿Cómo vislumbra el futuro de la negociación?

Largo, pero no complicado. REE, previendo la expropiación, estuvo repatriando utilidades y haciendo trampitas contables con el mismo objetivo, de manera que no puede pretender mucho.

Esto es consecuencia de celebrar una “liturgia” expropiadora cada 1 de mayo. Las empresas “nacionalizables” ya conocen el libreto y se han adelantado a los planes del Gobierno, cobrándose la compensación anticipadamente. A otras inclusive les están dando más tiempo para realizar esa faena.

e.       ¿Cuál cree usted que debería ser la posición del Gobierno?

Cumplir con el DS de expropiación y mostrarse serio en esta clase de negociaciones.

************************************************************

4.      Comunicaciones Aliadas (Agencia de Lima, Perú), 8/05/2012: nacionalizaciones

  • ¿Cómo se puede entender el proceso de nacionalización que actualmente vive Bolivia, si por la mañana el presidente dictamina la expropiación de TDE y por la tarde reafirma su compromiso con Repsol?

Se trata de temas diferentes.

La expropiación (no me gusta la gastada y ambigua palabra “nacionalización”) de TDE responde a una liturgia anual que se celebra el 1 de mayo y que consiste en inmolar en el altar del circo populista una empresa privada. Ese sacrificio, acompañado de ambiguos símbolos como la toma de instalaciones por tropas militares pertrechadas, quiere dar la impresión de un Estado fuerte, aunque, a estas alturas, atrae más indiferencia que interés de la población. Esta liturgia, además, está prevista en la Constitución, la cual afirma que el Estado debe controlar toda la cadena energética.

Los abrazos y las sonrisas con Repsol responden a una necesidad estructural de YPFB, la empresa pública de hidrocarburos, incapaz de manejar la “cadena” energética sin el apoyo de las transnacionales. Bolivia es un Estado rentista que precisa de “inquilinos” que le paguen mensualmente la renta y que le mantengan funcionando su fuente de ingreso (los campos de gas) cumpliendo cabalmente los contratos de suministro a la Argentina (Repsol) y al Brasil (Petrobras). Repsol es actualmente un buen inquilino y hay que tratarlo bien.

  •  ¿Qué importancia considera que tiene la nacionalización de TDE y qué efectos considera pueda tener frente a los inversores extranjeros?

Económicamente ninguna. Es una empresa pequeña (que funcionaba bien en manos privadas) con utilidades del orden de 10 M$/año pero con grandes desafíos de inversiones. Por ejemplo, sólo seis de los nueve departamentos del país están interconectados y unir los otros tres a la red nacional tiene un costo elevado.

Por otro lado los problemas del sector eléctrico están en la generación más que en el transporte y esos problemas se han acentuado a partir de la expropiación de las generadoras privadas.

  •  ¿Cómo evalúa usted las nacionalizaciones que hasta ahora ha efectuado el Estado Boliviano?

Mi pensamiento es que las “nacionalizaciones” son buenas para los Gobiernos que miran a lo inmediato, pero son malas para el pueblo a mediano y largo alcance. Ofrecen ingresos elevados a corto plazo, pero rezagan las inversiones, la modernización y la eficiencia. Bolivia, como la mayoría de los países de la región, no tiene una escuela ni un sistema de formación de recursos humanos calificados para dirigir grandes empresas, de modo que la improvisación, el sectarismo partidario y el cortoplacismo electoral campean.

  •  ¿Cuál considera qué es el panorama futuro para las empresas que han pasado a manos del Estado?

Hay algunas, como las del sector petrolero y de las comunicaciones, que sobrevivirán, pero perdiendo oportunidades de crecer y modernizarse, oportunidades que tendrían con otra clase de administración, no necesariamente privada, pero si con capital mixto y control social. Lo malo es que frente a los fracasos, los Gobiernos populistas tienden a encubrir las fallas, aflojando el control social y la regulación que debería ejercerse con mayor severidad tratándose de bienes públicos.

Por otro lado, las empresas públicas exportadoras de recursos naturales no renovables refuerzan el carácter ‘rentista” del Estado, encadenando la economía a un modelo de desarrollo que es claramente insostenible y enfermizo.

***************************************************************

5.      Animal Político, La Razón, 13/05/12

a.      ¿Cuánto han afectado (si es que lo hicieron) los conflictos (de la COB, los médicos y el TIPNIS) a la continuidad de la gobernabilidad?

Vivimos el período de más alta conflictividad de la historia de Bolivia, de acuerdo a investigaciones independientes (UNIR y CEDLA). Esos conflictos pondrían al gobierno de cualquier país en serios apuros, pero no en Bolivia. Por qué?

Desde el punto de vista económico el impacto de las crónicas movilizaciones sobre el Gobierno es mínimo, debido a que Bolivia vive de “rentas” (gas y minerales) más que del trabajo de su gente. Si la gente hace paro y bloquea las ciudades, el Gobierno igual tiene a quien se lo trabaja: las multinacionales petroleras. Diferente es el caso de la gente de a pie, que vive al día con su trabajo o que depende de empleos muy precarios que sí pueden ser afectados por los “feriados” forzosos.

Desde el punto de vista político, sin embargo, está claro que el Gobierno de EMA está cada vez más aislado. Apenas le queda su guardia pretoriana, compuesta por cocaleros y dirigentes campesinos, además que uno que otro sector venal. El impacto político se nota en la imposibilidad de atender a los planes de gobierno, siempre más retrasados e inconclusos, y al desgaste de la imagen, interna y externa, del Presidente Morales.

En resumen, no creo que esté en juego la continuidad del Gobierno de EMA, sino la credibilidad del proyecto de cambio.

b.      ¿Cuál es la influencia de éstos en la imagen del oficialismo y las oposiciones?

Se tiene la impresión que el Gobierno es incapaz de prevenir y solucionar a tiempo los conflictos y que cuando estos se generan usa un doble rasero: fuerte con los débiles y opositores, contemplativo con los fuertes y compinches.

Más que una oposición política, que sigue desorientada en gran medida, veo una oposición social y urbana creciente por la hipocresía e incapacidad de gestión con la cual se gobierna.

c.       ¿Cuáles cree que son los orígenes de estos tres conflictos y los grados de responsabilidad a qué actores políticos corresponden?

Son conflictos diferentes.

Por orden: el conflicto de la COB es crónico. Cada año, entre marzo y junio, tenemos más de lo mismo: pliegos petitorios utópicos, rechazos y movilizaciones que no llevan a nada. La COB debería repensar seriamente su rol en un Estado rentista, que no necesita de trabajadores porque otros son quienes se lo trabajan.

A su vez, el conflicto de los médicos se lo ha creado gratuitamente el Gobierno al querer aplicar las recetas de sus “movimientos sociales” sin considerar los antecedentes jurídicos y laborales del DS 1126. No se puede variar unilateralmente el “contrato de trabajo” ni el Gobierno tiene ya la fuerza para imponer autoritariamente su criterio, como ha hecho en diferentes ocasiones.

Al conflicto de los médicos, se suma ahora el de las Universidades Públicas que están siendo afectadas por una Ley Financial pensada, redactada y aprobada en el Ministerio de Economía y Finanzas, sin un aporte fiscalizador de la Asamblea Legislativa, que no logra aún entender su autonomía.

Finalmente lo del TIPNIS está claro como el agua: el Gobierno tiene compromisos con sus bases cocaleras para abrir una carretera que viola preceptos constitucionales y la racionalidad ambiental. Con este conflicto el Gobierno ha logrado borrar de un plumazo la imagen del Presidente Evo defensor de la madre tierra que con mucho esfuerzo se inventaron hábiles funcionarios de la Cancillería.

Sin embargo, me temo que con carretera o sin carretera es inevitable el avasallamiento del TIPNIS por parte de los modernos ‘colonizadores”, cuyas razones económicas y cuyo peso social son más poderosos que los derechos ambientales y culturales de los indígenas

d.      ¿Qué descripción puede hacer de los conflictos, son políticos o de reivindicación gremial?

Son sectorial, pero tienen un trasfondo político por las implicaciones que están teniendo

e.       ¿Qué salidas puede proyectar?

Más que salidas me encantaría que hubiera soluciones.

La receta milenaria de la Iglesia se llama “conversión”: un proceso que empieza por reconocer humildemente el extravío, pasa por corregir el camino volviendo hacia atrás (conversión en U, decimos) y retomar el camino correcto.

Lo más fácil es resolver el conflicto médico. Bastaría anular (no suspender que es una figura no jurídica) el DS 1126 e ir a la cumbre de la salud para reformar todo el sistema de la medicina en Bolivia. Lo propio para las Universidades: corregir las anomalías de la Ley Financial y respetar a la autonomía universitaria, pidiendo, la mismo tiempo, cuentas a esas instituciones sobre el buen uso de los recursos que reciben.

En cuanto al conflicto del TIPNIS, considero que ha sido enredado por los vaivenes insinceros del propio Gobierno, de modo que lo más sano sería suspender todo, hacer una pausa de un par de años y luego retomar los proyectos de vinculación desde foja cero, mediante el diálogo sincero y con el compromiso gubernamental de cuidar la integridad y la verdadera “intangibilidad” de esa reserva natural.

Finalmente, en el caso de la COB, la salida (en este caso) seria discutir planes reales de empleo productivo y digno, y no seguir transformando a Bolivia en un mercado persa, que se desenvuelve al borde de la ilegalidad. En este caso el Gobierno ha dicho su palabra con el incremento del salario mínimo y dudo que algo vaya a cambiar en ese sentido. Mejor entonces continuar el diálogo desde otras vertientes estructurales. La bonanza financiera del país representa una oportunidad única por la cual las futuras generaciones juzgarán a este Gobierno afortunado.

******************************************************* *******************

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: