MALA FE


Página Siete,  7/7/2012

Una percepción común en la población urbana de Bolivia es que el Gobierno de Evo Morales actúa con mala fe, aspecto que tiene consecuencias funestas en todos los ámbitos de la vida nacional.

Actuar con mala fe significa predicar una cosa y practicar otra; pretender ceñirse a la ley, buscando en realidad provocar daño al adversario; reclamar valores universales y perseguirlos cuando no conviene a objetivos sectarios, en una frase “preferir el engaño, al encuentro fraterno”.

La mala fe conduce a la desconfianza: al Gobierno se le deja de creer y por lo tanto se descalifican incluso las acciones realizadas con buenas intenciones.

La mala fe provoca división y polarización fanática. No faltan los que creen que todo lo que hace Evo es santo y justo; si hay desaciertos, la culpa es de los otros: USAID, la DEA, los separatistas, la oposición, los disidentes, los extraterrestres, o sea “la derecha”, porque no caben errores en el sendero luminoso del “proceso de cambio”.

La realidad, como suele suceder, está en un justo medio: no todo lo que hace el Gobierno está hecho con mala fe ni todo es una ejemplar demostración de vocación democrática.

En vista de que existe hasta un ministerio defensor de la transparencia del régimen, sólo me abocaré a mostrar algunos ejemplos de la mala fe con que se actúa.

El caso más penoso es el TIPNIS: ¿Cómo negar que desde un principio el Gobierno ha actuado de mala fe? Primero dividiendo una carretera única en tres tramos para enfrentar “post factum” el tema espinoso de la consulta indígena. Luego, insultando, apaleando, dividiendo y engañando a los indígenas, con mezquinas “maniobras envolventes”, que no son otra cosa que expresiones de astucia criolla y actitudes de mala fe sin parangón ni en los más abyectos gobiernos del pasado. Todo en ese asunto es mala fe, que ni los pedantes sofismas ni los malabarismos dialécticos logran disipar ante la opinión pública informada.

¿Pero de qué sorprenderse? Es la misma mala fe con la que se redactaron los artículos transitorios de la CPE que hablan de las restricciones a la relección.  ¡Y todavía se alardean de su astucia!

La mala fe se muestra especialmente en el uso discrecional de la justicia. Desde la repudiada selección/autoelección de los magistrados hasta el uso discrecional de unos “parafiscales”, dignos sucesores, en cuanto a funcionalidad, de los paramilitares de triste memoria. El asilo de Roger Pinto ha destapado ante los ojos de la comunidad internacional lo que los bolivianos conocemos bien: el uso/abuso político de la justicia. Hay otro ciudadano, ex servidor público, de la tercera edad por añadidura, a quien el Gobierno  le sigue cuarenta y cinco (¡!) juicios simultáneamente, no para enjuiciarlo y demostrar su culpabilidad, sino para destruirlo psíquica, física y económicamente, cuando, ¿acaso para demostrar culpabilidad no basta un solo juicio realizado sin mañas? Ni qué decir del Dr. Juan Antonio Morales, perseguido porque alguien que se considera todopoderoso se ha obstinado en atribuirle como delito lo que fue el cumplimiento de un deber.  Lo triste es ver ministros y asambleístas, otrora respetables intelectuales, callar en siete idiomas o sumarse al coro general. Total, la consecuencia ética cuesta, pero el culto a los ídolos cobra almas.

La consecuencia más grave de esa mala fe es que los conflictos nunca acaban. En el mismo momento en que se halla una puerta de salida se cierra otra más adelante, porque nunca hay que ceder, nunca hay que mostrar debilidad. Es el “nuevo” Estado, fuerte con los débiles y débil con los fuertes, como nunca antes.

Anuncios
  1. Heitro Campuzano
    julio 11, 2012 en 11:46 am

    Para un científico cabal, lo más importante es ceñirse a los datos fehacientes. Si bien uno pudiera comulgar con la “noción” de que han actuado “algunas veces” con mala fe, dónde están los datos que indiquen que la población urbana cree que es así? Hay alguna estadística de alguna encuesta científicamente elaborada que lo demuestre?. Ahora que el autor crea y sienta que es así, está bien y está en su derecho. Pero no use a la población urbana en su nombre en vano.
    Cuando existe discordancia entre lo dicho y hecho, esto es ausencia de integridad. La política por derecho propio está caracterizada de falta de integridad. El cálculo, el oportunismo, la manipulación, la falsedad, la astucia son propios de los que hacen política, sean estos rojos o azules. Sean actuales o de remotas épocas.

    Otra interpretación es que tal vez alguien crea realmente que está obrando por el bien común, sin interiorizarse de los detalles y los datos fácticos. Entonces no se trataría de “mala fe”. Esto se llama ignorancia irresponsable o necedad. Porque de actuar con sapienza esto se llama psicopatía.

    • julio 13, 2012 en 2:47 pm

      timado Heltro,
      tu comentario es acertado en general, pero no afecta a la columna.
      Primero porque hago notar que no siempre el Gobierno actúa de mala fe, pero, al hacerlo muchas o pocas veces no importa, pierde credibilidad.
      Segundo porque no me refiero a certezas sino a percepciones, que es un criterio subjetivo, aunque basado, por ejemplo, en la reacción, mezcla de compasión y bronca, de la población pacenha ante la IX marcha del TIPNIS.
      Salu2

  2. julio 18, 2012 en 10:58 am

    NO DEBERIA, PERO PUBLICO ESTE “VALIENTE” COMENTARIO ANONIMO POR SI LAS MOSCAS…. (FZ)

    dizque, es una columna cientifica la de saratti, creo mas que es una cicopatologia de un esbirro de la cia norteamericana, su miserable paso por la umsa, ademas de informante a quienes le designaron su venida al pais, es un simplon chauvinista incrustado en los sectores sociales de bolivia, ya le daremos lo que se merece por necio informante y simplon.

  3. Carlos
    julio 23, 2012 en 10:32 am

    Sos lo mejor zarrati, bien adelante con esos comentarios muy cabales y correctos de apreciar lo bueno y lo malo de tu comentario, es bueno saber que es lo que pasa en cada persona. gracias por tu comentarios

  4. jorge
    julio 28, 2012 en 11:05 am

    SIGA POR FAVOR APORTANDO CON SUS EXCELENTES COMENTARIOS INTELEGENTES, TAN AUSENTES AHORA EN ESTAS EPOCAS, EN QUE LE TOCO A LA MEDIOCRIDAD PASAR AL FRENTE PARA CONDUCIR ESTE CARRO LOCO CHOCADOR AHORA LLAMADO ESTADO PLIRI

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: