Inicio > ciencia y sociedad > Justicialización de la Ciencia

Justicialización de la Ciencia


Página Siete, 25/10/12

Acostumbrados como estamos en Bolivia al uso/abuso de la justicia (en temas como racismo, discriminación y corrupción) como arma política, no deberíamos sorprendernos de un episodio reciente que ha desembocado en una histórica condena judicial a siete científicos italianos, aparentemente culpables de haber fallado en la previsión de un terremoto. Digo “aparentemente” porque la historia es más compleja de lo que ha reflejado la prensa, como paso a analizar.

El 6 de abril de 2009, un terremoto de magnitudo Richter 6.3 sacudió la región centro oriental de Abruzo y en particular la milenaria ciudad de L’Aquila, dejando un saldo de más de 300 muertos. Esa región italiana ha sido epicentro de varios episodios sísmicos en la historia reciente, de modo que sorprende el elevado número de muertos frente a la intensidad  no excepcional del terremoto.

El sismo fue precedido de un “enjambre” de pequeños temblores, los mismos que en esa región suelen presagiar un sismo violento, a tal punto que un técnico de laboratorio, ignorado por la academia, aplicando un método de su autoría, alertó públicamente sobre un inminente violento terremoto. De hecho, ninguna persona en el mundo sabe predecir a ciencia cierta un terremoto con la misma precisión con la cual se predice un eclipse o el clima de mañana, aunque hay muchos que presumen saber hacerlo. Pocas veces aciertan y entonces hacen noticia, como los astrólogos que adivinan un evento y fallan en 100. Ya lo decía mi abuela: “hasta un reloj descompuesto da la ora exacta dos veces cada 24 horas”

Días previos al terremoto, ante el pánico que estaba invadiendo a esa región y con el fin de serenar a la población, Defensa Civil reúne a un grupo de luminares de la geofísica italiana. El encuentro culmina con una conferencia de prensa que minimiza la eventualidad de un gran terremoto, brindando un argumento dudoso (“el enjambre descarga la energía poco a poco y así evita una catástrofe”) e invitando la gente a quedarse en casa y “tomarse un buen vino local”.

Siete días después se produce el fatal terremoto. En consecuencia, somete a los expertos a un proceso penal, que concluye  con condenas de hasta seis años de cárcel. La sentencia incluye la imposibilidad de ejercer cargos públicos y, por ende, seguir investigando en instituciones estatales.

Ante el veredicto la opinión pública italiana y mundial se ha dividido.

Por un lado está la casi totalidad de la comunidad científica y los que ven en la sentencia una condena e intimidación de la ciencia, llegándose a afirmar: “los condenaron por no haber previsto el terremoto”. Otros se preguntan: “¿y si los expertos hubiesen dado una falsa alarma, los hubieran procesado por propagar el pánico innecesariamente y provocar gastos inútiles?” Finalmente, las muertes no fueron provocadas por los expertos, sino por la precariedad de edificios históricos incapaces de resistir las violentas, aunque no excepcionales, sacudidas. En suma, el problema no está en la imprevisibilidad de la ciencia, sino en la impreparación de las instituciones ante posibles desastres.

A favor del fallo se colocan los que fustigan la irresponsabilidad de los expertos por descartar (contradiciendo los principios de su ciencia) un evento posible, sin tener evidencias para hacerlo, acusándolos de  “minimizar el riesgo e, indirectamente, provocar un número mayor de muertos”. Sin contar, se podría añadir, que no tomaron en cuenta la sabiduría de un pueblo que, sin haberlos estudiado, ha enfrentado terremotos a la largo de su historia. Como curiosidad, en un asilo de ancianos se salvaron sólo los internos del lugar, quienes durmieron a la intemperie, siguiendo el consejo de la tradición popular antes que el de los científicos.

Por mi parte, he leído en la web un blog que contenía 200 comentarios muy calificados  y en verdad me es difícil tomar posición. Si es cierto que no fue prudente ni científico que un portavoz del panel emitiera, aunque “bona fide”, una previsión sólo para satisfacer una necesidad de la política, cuyo fin era tranquilizar a la población y evitar una parálisis económica, es también cierto que seis años de cárcel por haberse dejado manipular por las autoridades políticas, parecen excesivos, bajo todo punto de vista.

Más allá del hecho de crónica, parecería que hoy nadie está a salvo de errores u omisiones que se vinculen con desastres o muertes. No lo están los médicos, los ingenieros, los jueces, ni los científicos.

En el caso de la Ciencia, cuya finalidad es explicar los fenómenos de la naturaleza, este episodio saca a la luz las limitaciones de prever científicamente un evento que tiene mucho de “aleatorio”. A diferencia de la Astronomía, donde rige la mecánica determinista con gran aproximación,  en la Física de los sistemas complejos (y el movimiento de las placas tectónicas lo es) hoy sólo se puede afirmar que un evento tiene una cierta probabilidad de ocurrir, nunca la plena certeza.

Esta consideración se puede extender a las acciones que un gobierno debería emprender para mitigar los efectos del Cambio Climático, sobre la base de la información que le proporcionan los expertos. Los desastres son resultado no sólo de la furia de la naturaleza sino de las obras, mal ejecutadas u omitidas, de las autoridades competentes y de la falta de atención a la sabiduría popular local. La Ciencia, a su vez, ayuda con sus modelos y previsiones, pero dentro un amplio margen de error. Combinando estos tres elementos (política, ciencia y sociedad) es posible optimizar la toma de decisiones, evitando que por interés, arrogancia o capricho un sector se imponga a los otros.

Anuncios
Categorías:ciencia y sociedad
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: