Inicio > Energía e Hidrocarburos, política y economía > Revelaciones y encubrimientos del caso Refinor

Revelaciones y encubrimientos del caso Refinor


Página Siete, 8/06/2013

Me veo obligado a referirme una vez más a la tenebrosa operación de la venta del condensado de YPFB a Refinor de Argentina y a la consecuente importación de diésel y otros productos refinados, asunto sobre el cual ya abunda literatura. Me motivan a hacerlo noticias surgidas en las últimas semanas, que tienen que ver con el caso.

Primero se supo, gracias a una declaración sibilina del gerente de YPFB Refinación (YPFB-R), Guillermo Achá, que YPFB-R se había retirado del negocio y que pagaría regalías e IDH de esa exportación a precio internacional. Actitud loable y generosa, considerando que los Gobernadores estafados, de Tarija y Chuquisaca, ni siquiera habían reclamado ese pago,  seguramente por respeto a la delicada salud de YPFB, al borde de la desesperación por la falta de exploración. Personalmente, sigo esperando de ellos una nota de agradecimiento, que nunca llegará.

Lo que el gerente de YPFB-R no dijo es que el pago de las regalías era en realidad una “rectificación” de un fraude impositivo. Tampoco mencionó quién pagaría la diferencia. Sin embargo, una nota del Ministerio de Hidrocarburos y Energía observa “por séptima vez” la liquidación presentada por YPFB porque considera que la operación consistió en dos transacciones independientes: la primera de YPFB casa matriz (YPFB-C) a YPFB-R por la cual YPFB-C canceló regalías, IDH y remuneraciones a precio de mercado interno, y la segunda por la exportación de una parte de esos volúmenes a Refinor  a precios internacionales. Lo más grave es que, según esta interpretación, sustentada en la norma, YPFB-R no puede descontar los pagos realizados por YPFB-C en la primera transacción, debido a que YPFB-R no es “Titular” de ningún campo productor.

En suma, el cazador terminó cazado y, si se impone el criterio del MHE, tenemos un caso evidente de daño económico al Estado, causado por los ejecutivos de YPFB-C y YPFB-R.

En este contexto, ¿la destitución del Presidente de YPFB-R, Roberto Cuadros tiene que ver con Refinor? Nadie conoce a ciencia cierta las razones del despido. Aparentemente fue por el tema del contrato con Refinor, pero en ese caso hay ejecutivos, directivos y síndicos que tienen igual o mayor responsabilidad que el Ing. Cuadros. Algunas notas de prensa han sugerido que la destitución sería por “infidencia”, lo que revelaría la catadura ética de los ejecutivos de YPFB, para quienes la transparencia es un delito. Según asistentes al reciente III Congreso de YPFB, se trataría en realidad de un “arreglo de cuentas” entre servidores públicos enfrentados por sus ambiciones.

Volviendo a las regalías estafadas, en las últimas horas se ha conocido la intención de YPFB de pagarlas con “nocres”, que son papeles tributarios devaluados. Una gobernación que no quiera perder su dignidad y millones de dólares debería exigir el pago en dinero, porque YPFB recibe dólares por la venta de condensado; pero, considerando el servilismo de los Gobernadores hacia YPFB, no me sorprendería que terminaran aceptando esa imposición con entusiasmo. Total, era dinero perdido, si no saltaba la liebre de la defraudación impositiva.

En fin, las evidencias de irregularidades cometidas con premeditación por los más altos ejecutivos de YPFB son tan claras y el encubrimiento de sus responsables es tan evidente que es lícito sospechar que esos actos ilegales y fraudulentos se hicieron con el conocimiento, aval y complicidad de los más altos operadores políticos del Gobierno, mientras “las estrellas” (Contraloría, Transparencia, Economía, ANH, SIN, Gobernaciones, etc.) siguen mirando a cualquier otro lado.

 

  1. FELIX
    junio 19, 2013 a las 5:10 pm

    DON FRANCESCO

    CREO QUE TIENE RAZON, PERO CONVENGAMOS QUE EN ESTOS MILLONARIOS NEGOCIOS LAS TRANSNACIONALES NOS LLEVAN MUCHA VENTAJA, EXPERIENCIA

    “mal de tontos” PRIVADOS O PUBLICOS NO SE CONTIENEN, ANTE LAS ARCAS ABIERTAS

    saludos FELIX

    • junio 20, 2013 a las 6:47 am

      Exactamente! Nuestras empresas estatales deberían ser diferentes hasta en la ética. O no?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: