Inicio > ciencia y sociedad, humor > Aceras deshechas

Aceras deshechas


Página Siete 18/01/2014

La llegada de mi nieto Bruno a La Paz, por las fiestas navideñas, me ha permitido percatarme de las dificultades sobrehumanas que uno debe enfrentar al llevar de paseo a un bebé, oficio común a la tercera edad. Dichas dificultades no son de naturaleza tecnológica: los cochecitos modernos se pueden abrir y cerrar con una sola mano y un pie, claro si se sabe cómo hacerlo y cómo evitar que los otros miembros queden entrampados.

Tampoco hay que superar escollos en cuanto al pasajero, puesto que no hay que lidiar con tarifas diferenciadas, ni tramajes. El bebé simplemente viaja gratis, me imagino por su condición de pre-escolar. En realidad, las verdaderas dificultades de pasear a un bebé por la ciudad residen en las aceras.

La palabra acera (“hacera” o facera, en castellano antiguo) viene del latín “facere” (hacer) porque, desde la antigüedad las “hacían” los vecinos a sus propias expensas; a continuación llegaron primero las alcaldías a cobrar un mayor impuesto por el “embellecimiento” de la calle; luego los gremiales a poner puestitos de venta;  muy temprano y muy tarde para no ser identificados, los vecinos de otras aceras a pasear a sus perros dejando recuerdos sólidos a su paso y, finalmente, los propietarios de autos, cuando no tienen dónde estacionar e inclusive cuando sí lo tienen. Últimamente, se ha sumado YPFB a la larga lista de destructores de  aceras, dizque en compensación a las conexiones gratuitas de gas domiciliario. Para no mencionar a las empresas constructoras que, no contentas de adueñarse de aceras y calles enteras, las dejan intransitables y llenas de escombros.

Como resultado de todos esos esfuerzos, más los “fenómenos meteorológicos adversos” (muletilla del INE cada vez que se ve obligado a admitir un incremento de la inflación), paradójicamente las “hechas” – aceras – están “deshechas”, con más baches que la calzada, con la diferencia que estos baches se reparan una vez al año o en proximidad de elecciones municipales, mientras los de las aceras son para siempre.

Algunos vecinos hastiados por esos destrozos, han decidido preservar la calidad de sus aceras y respectivas jardineras, cercándolas furtivamente con barrotes de hierro (“encrespándolas”, según Agustín Echalar). Esas acciones han logrado conservar las jardineras pero han desvirtuado el uso de las aceras, que se han visto reducidas al tamaño de los pasillos de las oficinas públicas, por donde no pasa ni el cochecito de marras.

Cuando no hay baches que trancan las rueditas, ni ambulantes que ocupan todo el espacio o carros estacionados en todo el ancho de la vereda, surge otra dificultad: ¿Cómo pasar de una acera a otra? Desde luego que a nadie se le ha ocurrido que un día circularían cochecitos de bebé por esa acera o personas con “capacidades especiales”, de modo que hay que ingeniársela con maniobras estilo Rally Dakar para sortear ese obstáculo. El verdadero problema surge con los desniveles en una misma acera, debido a que cada vecino busca tener una vereda horizontal y plana con el resultado que ciertas aceras parecen réplicas de la agricultura ancestral, en forma de terrazas con desniveles.

Tal vez en Achumani habría que habilitar esas aceras para competencias de bicicrós y, de paso, pedir devuelto ese lindo terreno comunal, escandalosamente entregado en anteriores gestiones a una asociación deportiva privada para que lo mantenga cerrado.

En fin, el estado de las aceras de nuestras ciudades demuestra a toda vista que el crecimiento de la economía del país está lejos de venir acompañado por un crecimiento del civismo y el respeto mutuo.

Categorías:ciencia y sociedad, humor
  1. enero 22, 2014 a las 6:50 pm

    El crecimiento económico es relativo, así lo ha mostrado el actual gobierno.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: