Inicio > Energía e Hidrocarburos, política y economía > Cuatro entrevistas íntegras sobre temas energéticos

Cuatro entrevistas íntegras sobre temas energéticos


En este post he subido cuatro entrevistas recientes a medios de comunicación de Cochabamba (Los Tiempos 8/8/14), y de Santa Cruz (El Deber, 11/8; El Dia, 11/8 y Energy Press, 14/8) sobre diferentes temas energéticos, del ámbito nacional e internacional.

Cabe señalar que he reproducido las entrevistas completas, así como fueron enviadas, por escrito, a los medios mencionados, los cuales, como de costumbre, las editaron y recortaron.

  1. Entrevista a LOS TIEMPOS sobre Energía Nuclear en Bolivia (8/8/14)

 

  • ¿Cuáles son las condiciones básicas requeridas para que Bolivia inicie un programa nuclear?

Son tres: tecnología, personal capacitado y material nuclear. Cada uno de esos ítems tiene un costo elevado y requiere mucho tiempo.

De entrada yo distinguiría entre un programa de implementación de tecnología nuclear con fines médicos o industriales y un programa de producción de energía nuclear.

Entre los dos programas hay diferencias abismales y no está claro a cuál de ellos se refiere el Gobierno.

 

  • ¿Cuánto tiempo podría demorar el implementar cada una de esas condiciones?

Sí hablamos del programa de tecnología nuclear aplicada, ése ya existe en el país y sólo requiere de mayor apoyo económico al IBTEN, a los centros de medicina nuclear y a los centros de investigación de las universidades.

Sí hablamos de energía atómica estamos en pañales y el tiempo estimado para producir energía atómica no es menor a 15 años, a mi criterio.

 

  • Hay recursos humanos capacitados?

Tenemos recursos para mejorar la tecnología nuclear aplicada los cuales requieren capacitación continua y tenemos profesionales capacitados para empezar un programa de energía atómica. Pero sólo para empezar.

 

  • ¿Tiene un estimado de cuánto podría costar en tiempo y dinero desarrollar un programa de energía nuclear?

Depende del tamaño de la planta, pero  se necesitan miles de millones de dólares para poner en operación un reactor atómico y por lo menos 15 años de desarrollo. Hay que considerar que en América Latina sólo Argentina y Brasil producen electricidad con plantas atómicas en pequeños porcentajes (menos del 5% de sus matrices) y sus programas llevan varias décadas de desarrollo.

 

  • ¿Qué actores deberían intervenir para desarrollar normativa para ese programa y qué grado de complejidad tendría la elaboración de esa norma considerando que es un área poco desarrollada en el país?

Existe una Agencia de las NN.UU. con sede en Vienna – la IAEA – que provee asistencia, capacitación y fiscalización en ese campo e, internamente, el Instituto Boliviano de Energía Nuclear, IBTEN, a cargo de la temática nuclear.

 

  • ¿Bolivia tiene materia prima para producir energía nuclear? ¿En qué zonas? ¿Son reservas certificadas? ¿Cuánto demoraría esa certificación y qué se requiere para obtenerla?

Hasta dónde se sabe, Bolivia no produce un gramo de mineral radioactivo útil para una planta nuclear. De hecho, el día que ponga en marcha una planta atómica, el país deberá comprar el combustible nuclear (uranio, plutonio, etc.) del proveedor de la tecnología. Es posible que existan minerales radiactivos en Bolivia, pero no están cuantificados ni bien localizados. El paso del mineral radiactivo al combustible del reactor es mucho más complejo que la transformación del mineral de litio en litio metálico.

 

  • El Gobierno anunció que trabajaba en un programa de desarrollo de energía nuclear, pero luego complementó que se trata del envío de profesionales a capacitarse en Argentina en el campo de la medicina nuclear. ¿La capacitación en temas médicos puede considerarse el inicio de un programa de energía nuclear?

La capacitación es un paso en el desarrollo de cualquier programa nuclear, pero muy pequeño si se piensa en una planta nuclear.

 

  • ¿Qué condiciones de seguridad se precisan?

Están dadas por la normativa internacional a cargo de la IAEA y son cada vez más estrictas y costosas, especialmente después de los accidentes de chernobyl y de Fukushima.

-Qué aplicaciones tendría el uso de esta energía en el país?

Si se piensa en usos pacíficos, como se ha reiterado, las aplicaciones son la producción de energía eléctrica, la medicina nuclear y la industria.

-Con relación a los países vecinos, cuánto rezago tiene Bolivia en este tema?

Seguimos en los discursos.

 

  • ¿Bolivia necesita desarrollar un programa de energía nuclear?

Pienso que no es necesario pensar en una planta de energía nuclear. Al margen del costo, de la seguridad, del tratamiento de las escorias radiactivas, de la dependencia de los países proveedores, creo que Bolivia tiene suficientes reservas de energía y potencial de energía solar, eólica, fósil e hidroeléctrica para embarcarse en un programa de energía nuclear con todas sus incógnitas.

 

* * * * * * *

 

  1. Entrevista a El Deber sobre Reservas y contratos – 11/8/14

 

  1. Con los niveles de reservas actuales ¿es muy complicado negociar  una ampliación del contrato con Brasil, que vence el año 2019, o  garantizar el suministro a la Argentina, cuyo contrato termina en 2016? ¿Por qué?

Si se amplía el contrato con Brasil por 20 años más en las mismas condiciones de volúmenes, necesitamos más de 7 TCF que actualmente no las tenemos, debido a que con las actuales reservas de 10 TCF a lo sumo llegamos al año 2025, antes que fenezca el contrato con Argentina que es el 2026 (no el 2016, como dices). Por tanto es urgente descubrir nuevas reservas.

 

2.   ¿Es más probable que el incremento SE DEBA a la revisión de reservas de campos en operación? ¿Por qué?

 

Al incorporar el campo Huacaya al campo Margarita se ha sumado las reservas de ambos campos. Esa puede ser una razón que ha permitido mantener el nivel de reservas en 10 TCF, visto que no se ha descubierto campos nuevos con reservas significativas. Otra razón podría ser la incorporación de campos medianos (Aquío) y pequeños ya descubiertos anteriormente y ahora declarados comerciales. Pero habrá que esperar el informe completo de la consultora para dilucidar ese tema.

 

 

  1. ¿Por qué se ha avanzado poco en la actividad exploratoria? ¿Por qué las empresas no invierte fuertemente en ello?

 

Por dos razones: porque las empresas están ganando bien extrayendo gas sin arriesgar nada y en segundo lugar porque ellas consideran que para motivar la exploración no sirven incentivos sino leyes claras y seguridad de que serán respetadas. Por ejemplo no tiene sentido extraer petróleo crudo y recibir remuneración sobre un precio fijo de 40 o 60 dólares cuando el precio internacional del crudo está por encima de 100 dólares.

 

 

  1. 4. ¿Qué requiere el sector para atraer inversiones a la exploración y aumentar las reservas de hidrocarburos?

 

Mercados (que los hay en buena medida), potencialidades de hallar hidrocarburos (o sea riesgo razonable de inversión) y lo  que acabo de mencionar: normas claras y contratos garantizados.

 

* * * * * * *

 

  1. Entrevista a El Día sobre temas generales de la política energética – 11/8/14

Primero:

  • Carlos Villegas (Presidente de YPFB) señaló que desde el 2015 el país no solo dejaría de importar gasolina sino que sería productor excedentario de este líquido con 32,3 millones de litros al año para la exportación. Con ello, la subvención a la gasolina que en este momento está en 198 millones de dólares llegaría a cero. ¿Con esa afirmación no se está confundiendo los criterios, no será que la importación llegará a cero pero la subvención seguirá vigente?
  • ¿De dejar de importar gasolina, cuánto es lo que realmente el Estado subvencionaría por este carburante?¿Existen datos, cómo se puede medir o cuantificar?
  • En los últimos años las reservas probables y posibles de líquidos cayeron en 26% y 59%, respectivamente, con respecto a la certificación hecha en 2009, según datos la certificación de reservas de gas y petróleo presentado por la empresa canadiense GLJ. ¿Realmente el gobierno se ha demorado en afrontar a tiempo esta problemática?
  • ¿En qué medida lo de Lliquimuni podría subsanar este déficit de líquidos que tiene el país?
  • ¿Necesitamos más proyectos inmediatos inherentes a la producción de petróleo?

Es posible que la incrementada capacidad de refinación del petróleo condensado permita a Bolivia ser autosuficiente en cuanto a gasolina a partir del próximo año.

Eso significa que se dejará de importar gasolina y aditivos con un ahorro considerable de divisas, pero otra cosa es la subvención al precio de la gasolina, resultante del precio interno del petróleo que es menos de la mitad del precio internacional del barril.

Hay una subvención estructural dada por la diferencia entre el precio del barril en el mercado interno (27 $/barril) y el precio internacional (más de 100 $/bbl) y una subvención interna debido a que posiblemente el precio de 27 $/bbl no cubra el costo de producción, refinación y comercialización de ese combustible en todo el territorio nacional, sin contar el incentivo que YPFB se ha comprometido a pagar a las empresas por barril de petróleo crudo extraído. Sin embargo hay que recalcar que el verdadero subsidio que desangra al país es el del diésel  importado y vendido a precio más bajo que el costo y no hay ninguna perspectiva clara de solución a ese problema.

El dato de las reservas probables y posibles debe ser confrontado con la leve subida de las reservas probadas. Aparentemente el incremento de las reservas probadas se ha producido a costa de las probables, lo que muestra que en realidad no se ha descubierto nada nuevo. Pero es preferible esperar el informe de la consultora canadiense (si se dará a conocer) para realizar un análisis más profundo.

En todo caso seguimos rezagados en el tema de la exploración y el tiempo a YPFB se le acaba.

Lliquimuni todavía no proporciona ninguna certeza en cuanto a reservas de líquidos. Se ha anunciado que el pozo exploratorio se perforará en diciembre, pero es lícito tener dudas en torno a esa fecha debido a los notables retrasos que lleva el proyecto y su dependencia de las condiciones meteorológicas de la región.

Claro que necesitamos encontrar más petróleo, pero las condiciones legales y económicas que ofrece el país no parecen suficientes para atraer capitales de riesgo.  Además insisto en mi criterio de que los incentivos no son una buena alternativa a normas claras y contratos razonables.

 

 Segundo:

  • Según datos de la ANH, el consumo mayoritario de GLP se ha trasladado de La Paz a Santa Cruz. Es decir, tradicionalmente el departamento de La Paz era el mayor consumidor de GLP, ahora aparece Santa Cruz, con 43.137 garrafías día. ¿A qué factores atribuye esta situación, migración, escasa instalación de gas domiciliario o al crecimiento agroindustrial de la región?
  • Según el INE, los hogares bolivianos consumen GLP en un 61%, en tanto que el gas natural apenas pasa el 10%. ¿El gobierno ha fracasado en su afán de revolucionar con la instalación de Gas Domiciliario?

El factor principal, creo, es la disminución del consumo de GLP en La Paz debido a la reciente instalación de redes de gas domiciliario en varios barrios de la ciudad y esa es una tendencia general. Por otro lado, Santa Cruz está teniendo una expansión urbana a mancha de aceite, es decir ocupando barrios periférico donde no llega el GN pero sí el GLP.

Adicionalmente todavía hay industrias que usan GLP, pero eso es saludable debido a que con la producción de las plantas separadoras de licuables de Río Grande y Gran Chaco el país tendrá excedentes de GLP que bien podrían reemplazar en algunos nichos al GN para destinar este último a la exportación o a la expansión del mercado interno.

 

*********

 

  1. Entrevista al Semanario Energy Press – 14/8/14

1.  ¿Hacia dónde se mueve la industria del petróleo y del gas en el mundo?

 Creo que estamos entrando a una nueva coyuntura de la industria, debido a varios factores que paso a enumerar.

El primero es la consolidación del shale gas que ha producido la autonomía gasífera de los EEUU y está en camino de hacer lo propio en otros países, aunque en tiempos diferentes. El shale gas, además,  refuerza el crecimiento del LNG a costa de los gasoductos.

En segundo lugar, las tensiones internacionales están cambiando seriamente el negocio del gas y petróleo, sin que hasta ahora haya repercusiones significativas en los precios. Mencionaré el caso de Rusia y Europa, por la crisis de Ucrania, que empujará a varios países de Europa a independizarse más del gas ruso. Asimismo, las crisis de Iraq y, en menor medida, de Siria y Palestina, pueden alterar el comercio de crudo del Medio Oriente.

Un tercer elemento que hay que tomar en cuenta es la crisis del populismo y del nacionalismo, especialmente en América Latina. Después de un primer momento que ha visto el resurgimiento de las empresas estatales de hidrocarburos, por los precios boyantes y los descubrimientos anteriores a esos Gobiernos, ahora ha llegado el momento de concertar con las empresas privadas para revertir en unos casos la falta de exploración (Bolivia), en otros la falta de capitales para explotar (Argentina) y en otros el desastre institucional del sector (Venezuela). Si bien las empresas estatales se han consolidado, se espera que opten por una actitud más pragmática si quieren subsistir y ayudar a sus Gobiernos a mantenerse en el poder.

Un cuarto elemento es el peso creciente de las energías alternativas y renovables, algunas de las cuales se han vuelto competitivas hasta en costos con los hidrocarburos. Ésta es otra razón que impide que los precios del petróleo se disparen a pesar de las crisis internacionales.

 

  1.          ¿Cuál será la relación Estado – Privados en el mundo?

Si bien en términos generales el peso de las compañías privadas ha disminuido a lo largo del mundo y en especial en América Latina, la historia y la lógica muestran que es muy difícil que empresas estatales puedan hacerse cargo en serio de toda la cadena de los hidrocarburos.

En particular, la actividad exploratoria, que es de alto riesgo, necesita del capital privados, vistas las urgencias sociales que tienen todos los gobiernos. Si esto es cierto para los hidrocarburos tradicionales, es aún más cierto para la industria del shale gas, donde el know how, la tecnología, los cuidados ambientales y la escala del negocio, sólo pueden estar a cargo de empresas privadas.

En mi criterio seguirán subsistiendo diferentes modalidades de relacionamiento, o, si se quiere, diferentes modelos de contratos entre Estados y privados, desde el liberalismo casi puro de los EEUU, hasta el estatismo casi puro de  países como Noruega, pasando por diferentes formas asociativas.

Un factor que puede ayudar a equilibrar la dicotomía público-privado es la presencia de la “gente común” como accionistas de empresas mixtas, como es el caso de Colombia. Personalmente creo que es muy importante la participación accionaria de los ciudadanos en una empresa estatal o mista, no tanto por el aporte financiero, que nunca será significativo, sino por el aporte ideológico y político que consiste en el sentir a una empresa nacional como propia por ser parte de ella y por la exigencia de una rendición de cuentas claras y oportuna por parte de los directivos de esas empresas. Exactamente lo que no sucede con las empresas públicas que se vuelven empresa de gobierno.

 

* * * * * * *

 

 

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: