Inicio > política y economía, religion, biblia, Uncategorized > Las semillas de la derrota

Las semillas de la derrota


Página Siete 25/10/2014

“En las cenizas de la derrota están las semillas de la victoria” reza un adagio que sirve a veces de consuelo, otras de aliciente a seguir luchando.

El año 586 a.C. el pueblo judío conoció la más ignominiosa derrota de su historia cuando Jerusalén – “ciudad de la paz”, según una dudosa etimología – fue destruida, el Templo de Salomón arrasado y la elite de la nación deportada a Babilonia. Para muchos fue el “fin del mundo”, incluso la muerte de un dios, Yahvé, que supuestamente tenía a Israel como pueblo primogénito entre todas las naciones.

Entonces surgieron profetas que supieron proyectar la fe de Israel más allá de las vicisitudes coyunturales, infundiendo una esperanza que trascendía objetivos inmediatos y nacionalistas.

Gracias a ellos, la experiencia del destierro fue una verdadera escuela de vida. El choque con culturas refinadas, ricas en mitos y avances científicos, interpeló profundamente a la sencilla cultura judía acerca de sus respuestas a los problemas universales del hombre y terminó generando un salto cualitativo en su pensamiento.

La derrota, en primer lugar, los descubrió como minoría, una minoría consciente de tener delante de sí dos caminos: resistir desde su gueto u optar por el  diálogo. Los desterrados en Babilonia optaron por el diálogo; los zelotas, al tiempo de Jesús, eligieron la guerrilla contra los ocupantes romanos, provocando la destrucción definitiva de Jerusalén y la diáspora.

Consecuentemente, los judíos aceptaron redimensionar sus pretensiones, tomando conciencia de no tenerlo todo, de no tener respuestas a todo. Empezaron a escuchar al “otro”, al pagano que, sin conocer al Dios de la Historia, había avanzado mucho en las ciencias humanas y naturales.

Paralelamente, el pueblo judío se interrogaba: ¿qué tenía Israel de peculiar y qué podía ofrecer a la cultura universal desde su identidad? En suma, ¿qué podía aportar este pueblo derrotado, pero aún convencido de jugar un rol privilegiado en la historia, a la “globalización cultural” sin perder su especificidad?

Lo propio de Israel era su experiencia religiosa única, basada en la trascendencia absoluta de su Dios, y el “temor de Dios”, que es el cumplimiento amoroso de su ley y la fuente de la sabiduría. Para filtrar los mitos orientales a través de la fe en Yahvé, Israel tuvo que rechazar el inmovilismo sapiencial, que no permite leer lo nuevo que se crea continuamente alrededor.

Entonces se redactaron los relatos de la creación y del pecado, respuesta original, poética y profunda a los mitos infantiles del Medio Oriente antiguo. Un dios trascendente, como era Yahvé, sólo podía haber creado todo lo que existe con su palabra, sin mezclarse con sus criaturas ni con sus pasiones, aunque lo hizo en un “paraíso” medio oriental de jardines y ríos caudalosos.

Ciertamente ese diálogo no estuvo exento de riesgos, como el de perder la identidad o confundir lo coyuntural con lo universal. Sin embargo, esa elección permitió a Israel desarrollar su “sabiduría”, uno de los legados más relevantes que ofrece la Biblia al mundo.

Escribo esta columna con la mirada puesta en la Iglesia Católica en tiempos del Sínodo, en los partidos de oposición de Bolivia en tiempos postelectorales, en el frustrado proyecto del ALBA y en todos los derrotados de este mundo. Partiendo de la aceptación de ser minoría, y quien sabe por cuánto tiempo más aún, ¿por qué no optar por el diálogo sin soberbios inmovilismos, por el aporte crítico y esperanzador sin perder la identidad propia, por la renovación, incluso generacional,  ante lo nuevo que siempre sorprende? ¡A sacar las semillas de las cenizas!

 

  1. Fausto Ver
    noviembre 2, 2014 a las 10:53 am

    Eso no es posible con las oposiciones. Sí, las….

    Socialmente los estamentos que participan en la política carecen de capital y madurez social, tienen mentalidad de caudillos. Creen que por algún acto divino o superego creen tener la sola verdad y soluciones a los terribles predicamentos de la república. Carecen de sentido propiamente social, no sospechan cual sería el norte del bien común. O mas bien creen que su propio bien es el bien común.

    No tienen alma de líderes. Es decir carecen de las virtudes de tener y forjar una visión amplia para el beneficio de las mayorías; de motivar a los demás para catapultar ideas, sintetizarlas, engrandecerlas; sacar compromisos, encauzar y sinergizar esfuerzos y realizaciones. Carecen del sentido de sacrificio propio para algo más grande que sí mismos. No saben apartarse cuando su tarea está hecha.

    Pero el ejemplo del pueblo judío no me parece adecuado. A pesar de haber galvanizado sus virtudes, opciones y capacidades para forjar un estado muy poderoso, este se ha constituido en el Medio Oriente un punto álgido,en demasía metaestable y peligroso para la estabilidad político militar no solo de ese punto sino de toda la región. Tanto asó como para representar un nudo gordiano para la paz mundial.

    La pregunta es , ¿de donde van a salir esos líderes genuinos, si el entorno que ahora vivimos no representa el terreno fértil para que las cualidades humanas crezcan forjando una mentalidad y disposición hacia el capital social construcitvo?

  2. Fausto Verastegui
    noviembre 2, 2014 a las 10:57 am

    Por que no? Porque cuando tienes la razón y te consideras caudillo – que sabes inequivocamente cual es la solucion para el problemas de los demás -, no necesitas dialogar buscando algo mas grande que tus ambiciones.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: