Inicio > cosas de la vida, Uncategorized > La plata de Bolivia presente en el Louvre

La plata de Bolivia presente en el Louvre


Página Siete, 1 de febrero de 2017, Suplemento GENTE

¿Qué tienen en común la mina San Cristóbal, un billonario yuppy norteamericano y una exposición de pintura flamenca del siglo XVII en el museo del Louvre?

¡Mucho! Con la ayuda del libro “San Cristóbal, una mina sin par en la historia de Bolivia” de Mariano Baptista Gumucio se lo explicaré.

La Mina San Cristóbal, ubicada al sur del Salar de Uyuni, en el departamento de Potosí, es conocida desde la época de la Colonia, pero sólo recientemente (2009) ha empezado a producir, después de quince años de preparación, investigación y cuantiosas inversiones.

Corría el año 1994 cuando los ingenieros Johnny Delgado A. y “Scottie” Bruce, pujantes consultores y emprendedores mineros, contactan al joven inversionista norteamericano Thomas Kaplan (nacido en 1962), iniciando una virtuosa asociación de la experiencia, competencia  y sabiduría de los bolivianos con la vertiginosa capacidad financiera del norteamericano. Esa convergencia de destrezas hizo realidad, en pocos años, la explotación de la mayor mina de plata de Bolivia y la tercera del mundo en reservas.

La intervención de Kaplan fue decisiva a la hora de reunir en tiempo récord un fondo de 500 millones de dólares para financiar las operaciones previas a la entrada en producción de la mina, una de las cuales era inédita para Bolivia: el traslado del colonial pueblo de San Cristóbal, Iglesia incluida,  a 15 km al este del sitio original con el fin de explotar el subsuelo rico en plata sobre el cual estaba asentado.

Tom se había doctorado en Oxford en el campo de la historia, con una tesis relacionada con las materias primas, pero pronto su interés se volcó a las finanzas, básicamente a especular con el precio de la plata. En poco tiempo logró acumular una fortuna que le permitió codearse con bancos y financiadores, entre ellos los hermanos Soros. De ese modo, su empresa, Apex Silver,  desarrolló  la mina San Cristóbal, la cual, por su potencialidad, sin aún entrar en producción multiplicó sustancialmente el valor de Apex.  Fiel a su “modus operandi”, Kaplan, volcado ya a otras aventuras financieras en el sector de los hidrocarburos, vendió oportunamente todas sus acciones.

Hoy en día Tom es un billonario que, entre otros bienes, ha logrado reunir, junto a su esposa Daphne Recanati,  una exclusiva colección de cuadros flamencos del siglo XVII de la escuela de Rembrandt. La “Colección Leiden” es considerada el mayor repertorio privado de pinturas de esa escuela.

Esa joya artística, fruto también de la “plata ganada con la plata” de la mina San Cristóbal, será expuesta  en el Museo del Louvre del 22 de febrero al 22 de mayo, en una de las salas dedicadas a la época dorada de la pintura flamenca, bajo el rótulo de Colección Leiden, por la ciudad natal de Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669), pero también de  sus famosos discípulos Gerrit Dou and Frans van Mieris.

La exposición de la colección Leiden consiste en una treintena de obras, pinturas y dibujos, entre ellas  diez de Rembrandt, incluso una recientemente atribuida al gran maestro flamenco, obras destacadas de sus discípulos y de otros artistas de la escuela de Leiden (Rembrandtesques).

Me pregunto cuántos de los miles de visitantes  de la exposición, al admirar la colección Leiden, la relacionarán con el origen de la fortuna que permitió a Tom hacerse de esas pinturas y con la contribución de tantos bolivianos – ingenieros, economistas, mineros, transportistas e iluminados vecinos de San Cristóbal – a esa conversión de la plata en obras de artes.

Me atrevo a soñar (soñar no cuesta nada) que nuestras autoridades pueda gestionar en un futuro no lejano una exposición de ese tesoro artístico en Bolivia, tal vez en Potosí, como un justo homenaje a la tierra que enriqueció a tanta gente, a tantas instituciones  y a tantos países, pero que sigue abandonada a la pobreza de siempre.

 

Foto: Rembrandt van Rijn (1606–1669), Minerva, 1635. Oil on canvas, 137 x 116 cm. Leiden Collection. Image courtesy of the Leiden Collection, New York.

Para ver la publicación completa, visite el sitio:

http://www.paginasiete.bo/gente/2017/2/1/plata-bolivia-louvre-125707.html

 

 

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: