Inicio > homenaje > El Hugo Chávez que yo conocí

El Hugo Chávez que yo conocí


Página Siete, 16/03/2013

La reciente muerte del Presidente bolivariano me ha hecho revivir el inolvidable encuentro personal que tuve con él en el Palacio de Miraflores, hace ya nueve años.

Después de dos días transcurridos en reuniones técnicas con el Ministerio de Hidrocarburos y PDVSA en Caracas, y faltando horas para mi regreso, se me avisó que el Presidente Chávez me recibiría esa tarde. No me lo esperaba, pero me pareció una muestra del aprecio que le tenía a Carlos Mesa, quien me había encargado esa misión.

Por entonces, Hugo Chávez Frías era ya un personaje de talla mundial, de modo que el hecho de conversar con él, aunque fuera durante unos pocos minutos, me pareció una experiencia extraordinaria.

Ya en la sala de espera, después de revisar junto a nuestro embajador que todo estuviera en orden con mi cámara digital (¡no me perdería para nada en el mundo una fotografía de ese encuentro!) y repasar los temas que posiblemente abordaríamos, me fijé en los numerosos militares que entraban y salían con un infaltable habano en la boca, signo inequívoco de una influencia no sólo política de la isla.

Una vez en el despacho, amplio y dominado por dos enormes  retratos, colocados frente a frente, uno de Simón Bolívar y el otro de José Antonio de Sucre, Chávez me recibió con una afabilidad que hubiera desarmado cualquier recelo ideológico, que por cierto nunca tuve. En el fondo, creía que el objetivo de ese encuentro se reduciría a una visita protocolar, como broche de  mi misión.

Pero, para mi sorpresa, Chávez parecía no tener apuro. Empezó preguntándome por mi profesión, para luego encaminar una amena conversación acerca de la física y de mi campo de investigación. Me confesó que de joven quería ser físico, lo que no me sorprendió mucho: había escuchado antes que él solía afirmar que siempre había soñado ser músico, filósofo, religioso, antropólogo y cuantas profesiones pueda uno imaginar. Se interesó por mi familia, mis motivaciones para quedarme a vivir en Bolivia y, desde luego, llegamos a abordar las razones que sustentaban la política energética del gobierno de Mesa. Recuerdo que inclusive me lucí con mis (escasos) conocimientos de la legislación venezolana del gas, haciéndole notar algunas incongruencias de su ley. Con su estilo peculiar interpeló a su Ministro de Hidrocarburos ahí presente, quien me dio la razón, sonrojándose y atribuyendo la falla a su colega de Economía. El tema se cerró con la orden de Chávez de cambiar ese artículo de la ley. No sé si se lo hizo, pero sentí que lo había impresionado.

Después de más de dos horas de amena conversación, el Presidente cayó en la cuenta que debía renunciar a un compromiso electoral por la hora avanzada. A mi turno le informé que también había perdido mi vuelo, pero que no me pesaba en absoluto. Rechacé cortésmente su ofrecimiento de ponerme a disposición un avión para devolverme a Bolivia, luego le obsequié un libro de mis columnas de opinión, nos sacamos un par de fotografías que conservo con cariño y nos despedimos cordialmente.

Hugo Chávez no dejó, por un tiempo, de mandarme saludos mediante conocidos comunes, pero nunca más volví a encontrarlo. Supe, sin embargo, que a los pocos días de mi visita intentó acercar las posiciones del gobierno de Mesa con las del MAS. Finalmente, cuando Carlos Mesa renunció, recibí una invitación, en su nombre, para unirme al equipo de asesores del Ministerio de Hidrocarburos en Caracas, ofrecimiento que decliné sin vacilar.

En fin, si en el juicio final se me llamare como testigo, hablaré con gusto, en su descargo, de las innegables virtudes humanas de Hugo Chávez Frías.

hugo chavez

Categorías:homenaje
  1. VICTOR HUGO S.
    marzo 16, 2013 a las 11:53 am

    Chavez no se fue, esta descansando.
    El del ataud no es el, Evo lo sabe, la nariz de Chavez es mas afilada y ganchuda.
    Porque cree usted que el control para verlo era muy estricto?
    Una camara se filtro y saco una instantanea, que saca de dudas, esa foto esta en la red y ud la puede comprobar.
    Tambien es muy raro que antes de morir, se saque 13 toneladas de oro y las envie a Cuba, con la yapita de US$ 20.000 millones de dolares, quien sabe si mas antes tambien realizaron la misma operacion. Benerice Gomez lo puede afirmar.
    En la parte Sudoeste de Cuba se puede observar la construcciones de Bunkers y mansiones dignas de personas muy especiales. otra coincidencia en esa misma zona, es los resort de las hijas de Chavez y altos mandos y jerarcas venecos realizaron el ano pasado. esas cosas me huelen muy feo. recordemos a hitler que nunca encontraron su cuerpo, este tambien tenia todo el poder y lo dejo todo, y se marcho a la patagonia. Cuba es un excelente refugio para esconderse, pues alli no entra nadie, pero la tecnologia los muestra en panos menores, se los puede observar desde arriba y sin ser Dios.

    • marzo 16, 2013 a las 12:11 pm

      Las especulaciones, hasta las más bizarras e inverosímiles, aparecen cuando se maneja la información de espaldas al pueblo, al cual suopuestamente se deben ciertos regímenes; cuando se teme a la verdad, la cual pretende ser un monopolio de los gobienros totalitarios; cuando se cencuran las noticias que la gente merece conocer, tratándo como deficientes a los mismos hermanos que supouestamente se quiere “liberar”.

      En fin, DIME COMO INFORMAS Y TE DIRE’ QUIEN ERES

      • VICTOR HUGO SULLCANY ESCOBAR
        marzo 16, 2013 a las 12:22 pm

        Muchos tontos pasan por sabios y se endiosan, gracias a la ignorancia de los demas. La grandeza de un hombre no consiste en recibir honores, sino en merecerlos.

  2. chasqui
    mayo 2, 2013 a las 7:37 pm

    Creo que fue Christopher Hitchens que hize el comentario. Personajes carismaticos y en especial los politicos carismaticos son semi-sicopatas. Lo hacen sentir a uno como la persona mas importante y en especial en el mundo. Cuando uno los conoce, no hay como no sentir lo mucho que les importamos. Claro que esto lo hacen con todos y cada persona que conocen lo que significan que pare ellos nadie es especial o importante. Todo es una farsa y en realidad estos personajes carismaticos suelen ser altamente narcisista y egomaniacos.

    Lamento que ud. no haya podido ver mas alla y que sucumbio a la mirada encantadora de la serpiente miraflorina. Que virtud humana se puede decir que tuvo Hugo?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: